Las personas veganas tienen más posibilidades de tener una relación abierta

Una experta sugiere que la predisposición de los veganos a las relaciones abiertas podría ser consecuencia de una mayor confianza para desafiar lo establecido

Hace bastante tiempo ya que el veganismo pasó de ser una tendencia marginal a una tendencia mainstream que practican millones de personas en todo el mundo. A estas alturas hay poco secreto que desvelar acerca de esta actitud vital tan polémica, siempre en la frontera entre la admiración y la animadversión social. O al menos eso creíamos. Porque ahora una investigación llevada a cabo por la plataforma de citas para veganos y vegetarianos Veggly acaba de realizar un descubrimiento muy curioso: "los veganos están mucho más interesados en las relaciones abiertas que los carnívoros".

Según dicen desde Independent, hasta un 34% de las personas autodeclaradas veganas afirma estar abierta a la posibilidad de una relación abierta. Eso supone un incremento del 14% respecto a las personas autodeclaradas omnívoras, de las cuales solo el 20% estarían interesadas en mantener una relación de este tipo. Se trata de una variación porcentual lo suficientemente significativa como para darle importancia científica. Hay algo en las personas veganas que las predispone a relaciones menos convencionales y más relajadas. Y la psicóloga del comportamiento Jo Hemmings, experta en relaciones, tiene una teoría muy convincente.

Se guían más por la ética

"Los veganos ya tomaron la decisión ética de no comer carne, y esto se ha convertido en uno de sus valores fundamentales cuando se encuentran con una pareja. Debido a su confianza en sus elecciones de comida menos tradicionales, es más probable que tengan esa fuerte confianza necesaria para plantearse relaciones que también son diferentes a la norma. Ya se separaron de las reglas convencionales de alimentación, así que por qué no romper con las reglas convencionales de los vínculos", explica esta especialista. Bajo esta perspectiva, la adopción del veganismo comportaría un incremento del valor a la hora de tomar decisiones.

Y ciertamente embarcarse en una relación abierta es una decisión delicada. No porque, como algunas voces afirman erróneamente, sean intrínsecamente más complicadas o menos naturales. Eso son chorradas. Si son un mayor desafío es precisamente por las reticencias de la sociedad a entenderlas y normalizarlas. En este sentido, estas relaciones despiertan muchos prejuicios y recelos. Definitivamente, se requiere un carácter potente para pasar de todo y abrazarlas. No es que las personas omnívoras no puedan tenerlo, pero para los veganos fue un requisito indispensable a la hora de abandonar la carne, los huevos y los lácteos.

Aún así, la monogamia es mayoritaria

Además, el análisis de los datos internos de Veggly revela otros datos romántico-sexuales interesantes de las personas vegetarianas y veganas. Como que tres de cada cuatro desea una relación monógama a largo plazo al más puro estilo tradicional. O como que más de la mitad de todas ellas, en concreto un 56%, solo desea una cita y a otra cosa. Pero no son datos contradictorios que se pisen. Al fin y al cabo, unx puede querer tanto una cosa como otra y tener la mente abierta a cualquier posibilidad. En eso, omnívoros y veganos no son tan diferentes como podrías pensar. Todxs estamos hechos de las mismas hormonas.