El veganismo podría no ser tan beneficioso para tu salud como crees

Diferentes estudios apuntan a que una dieta vegana requiere de una planificación muy específica para no caer en déficits de nutrientes esenciales

El veganismo es una filosofía alimenticia y vital en auge. En los Estados Unidos, según datos recabados por Ipsos Retail Perfomance, el número de personas veganas ha aumentado un 300% en los últimos 15 años. La lista de motivos para abandonar definitivamente el consumo de productos animales es muy amplia y abarca desde la sostenibilidad del planeta a la protección del bienestar animal, pasando por el simple desagrado, el rendimiento deportivo o la salud. Después de todo, la dieta vegana es más saludable que la dieta omnívora, ¿no? Pues en realidad, y contra todo pronóstico, parece que se trata de un mito más.

Así lo explica en un artículo para el medio The Conversation el investigador de la Universidad de Cambridge Clare Oliver-Williams. En concreto, este especialista afirma que, tras estudiar las investigaciones al respecto, "encontramos que actualmente existe muy poca evidencia que sugiera que una dieta vegana protege el corazón o puede revertir la enfermedad cardíaca". Aunque es cierto que apenas existen tres estudios al respecto, dada la juventud del boom del veganismo, "ninguno de esos estudios encontró que los veganos estuvieran más protegidos contra las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares".

De hecho, y aquí viene una de las sorpresas del meta-análisis de Oliver-Williams y su equipo de Cambridge, "incluso sugieren que los veganos puedan tener más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico causado por un coágulo de sangre en el cerebro". Pero, antes de que los enemigos del veganismo comiencen a tuitearlo, es importante aclarar que en dichas investigaciones no quedaba claro "si la dieta en sí aumentó realmente el riesgo de este tipo de accidente cerebrovascular o si fue coincidencia". El estudio del veganismo permanece en pañales y aún queda mucho camino de investigación por recorrer.

No obstante Oliver-Williams señala alguna de las razones por las que una dieta completamente vegana tiene riesgos para la salud. "A menos que se construya cuidadosamente, puede carecer fácilmente de nutrientes vitales" como los ácidos grados omega-3, que proporcionan al corazón grandes beneficios como la presión arterial más baja o una reducción del riesgo de ataques cardíacos. Además, agrega el investigador, también puede producirse una insuficiencia en los niveles de selenio, yodo y vitamina B12, "lo que puede ser perjudicial para la salud del corazón", además de para otros aspectos de nuestra salud.

Pero esa es la cara amarga del veganismo. También hay una cara amable en cuestiones de salud. En palabras del investigador de la Universidad de Cambridge, "los veganos consumen más fibra que los omnívoros", más fitonutrientes presentes en frutas y verduras y menos colesterol. Entre otras cosas, "una dieta vegana está relacionada con un peso más bajo, una presión arterial más baja y niveles de glucosa en sangre más bajos que los que consumen carne y lácteos". Bien planificada es una alternativa saludable. Pero no nos engañemos: de momento nada indica que cuide más nuestro corazón que una dieta tradicional.