Las parejas que follan muy bien suelen ser más infieles

Disfrutar del sexo con la pareja invita a descubrir si la experiencia es tan satisfactoria con otras personas

Aunque suene inverosímil, el método más seguro para evitar las infidelidades de pareja pasa por tener una calidad sexual estándar. O al menos esto se deduce de un estudio realizado por psicólogos de la Universidad Estatal de Florida, en Estados Unidos. Según la investigación, de la que se hace eco El Mundo, aquello que nos dice el sentido común de que follar poco o mal aumenta el riesgo de infidelidades es cierto. Pero, curiosamente, una vida sexual excelente también conduce a un mayor número de aventuras extraoficiales.

El estudio, publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, llegó a esta conclusión tras realizar el seguimiento de 233 parejas recién casadas sobre su grado de compromiso, su satisfacción emocional y sexual, las tentaciones experimentadas y otras variables. Su autor, el psicólogo James K. McNulty, ha justificado este fenómeno explicando que la mayor recompensa física que trae consigo un buen polvo nos hace mucho más positivos hacia el sexo en general, impulsándonos así a probar nuevas experiencias fuera de la pareja.

Por otro lado, el estudio también revela que los hombres atractivos suelen ser más infieles que los hombres poco atractivos, fenómeno que ocurre a la inversa en las mujeres. Eso sí, mujer u hombre, buen sexo o mal sexo, nadie es inmune a caer en la infidelidad. Por eso el estudio también ofrece dos pistas detectoras para los más desconfiados: si por regla general tu pareja desvía la atención y la mirada frente a personas interesantes o rechaza verbalmente las alternativas sexuales, tienes mucho menos de lo que preocuparte. Aunque, dicho esto, la mejor medicina para el tema de la infidelidad siempre será la confianza y la comunicación con tu pareja.