Si tu pareja olvida vuestros momentos especiales podría tener amnesia relacional

Seguramente no tenéis ni las mismas prioridades ni os fijáis en las mismas cosas pero esto tiene un nombre y se llama amnesia relacional, te contamos de qué se trata

Pero, “¿de verdad dije eso?”, “¿estás segurx?”, “sinceramente no recuerdo que hayamos venido a este sitio antes” y un largo etcétera de ejemplos que o bien has soltado alguna vez por tu boca o bien has escuchado de la boca de tu pareja. Pues sí, esto ocurre porque hay cosas que pueden ser importantes para ti y no lo son para tu pareja o al revés. Cuando esto se repite una y otra vez puede ser bastante molesto y puede causar conflictos en la pareja. Esto recibe un nombre: amnesia relacional y va más allá de olvidarte del aniversario de pareja o del cumpleaños de tu churri. Para la otra persona puede ser doloroso que los momentos especiales no se hayan experimentado de la misma manera, ¿cómo puede ser?

“La primera respuesta que podríamos dar es bastante sencilla: cada persona procesa las cosas de un modo, con lo cual, aquello que para uno puede ser más trascendente, para el otro no lo es tanto”, explican desde La Mente es Maravillosa. Es importante saber que si esto ocurre en tu pareja no quiere decir que te quiera menos o que no te quiera, cada persona guarda los momentos especiales en su espacio concreto y pueden no ser los mismos. Ahora bien, el problema aparece cuando pasa continuamente y con cosas que no son ni tan especiales ni tan únicas. Esto, por ejemplo, es bastante malo dentro de una discusión.

“Parece que siempre hay un miembro de la pareja que atesora en la memoria cada momento mientras que la otra parte se centra en vivir el aquí y el ahora”. Esto puede generar decepción o tristeza y al final se entra en un bucle que es repetitivo y desgasta: “lo llamativo de estas situaciones es que siempre se combina el que lo olvida casi todo y el que recuerda absolutamente cada detalle, este último le reprocha al otro que descuide cosas que son significativa mientras que al olvidadizo le puede increpar que la otra persona tenga la obsesión por recordarlo todo”, explican desde la misma web. Estos reproches que van y vienen crean tensiones y problemas.

Solucionar esto no es complicado, se hace como todo en todas las relaciones: hablando. Quien recuerda cada detalle debe explicar por qué es importante esto y quien siempre olvida todo debe explicar que el hecho de que no lo recuerde no significa nada malo. El problema está en las discusiones: cuando nos posee la rabia o la ira empezamos a decir muchas cosas y aquí, quien lo olvida todo, puede salir mal parado porque casi nunca recuerda haber dicho nada. Llegar a una conclusión en conjunto será complicado. Para esto debemos recordar que ser pareja no es ver, procesar, sentir y recordar las mismas cosas de manera detallada e igual.

Es aquí cuando debemos colocar el filtro: ¿tu pareja se olvida porque está disfrutando del instante contigo o porque pasa de todo? El desinterés puede ser motivo de amnesia relacional y ocurre porque la persona no atiende, se despega del día a día y busca motivaciones en otros rincones con otras personas. Esto sí debe ser motivo de conflicto y solucionarlo requerirá más tiempo que una simple conversación.