Qué hacer cuando tu pareja te dice “es solo un amigx”

¿Hasta qué punto pueden tus amistades dañar tu relación sentimental? ¿Realmente esas amistades solo entran en ese plano?

Tu pareja tiene muchxs amigxs. Amigos y amigas. Cada semana coincide o queda con alguno de estos grupos y todo bien. Dentro de las relaciones heterosexuales ha existido siempre eso de que “la amistad entre hombres y mujeres no puede existir”. Enfocándonos en este tipo de relaciones, por lo general, la mayoría ve con suspicacia estos vínculos y dichas sospechas están efectivamente respaldadas por diferentes investigaciones. En Psychology Today hablan de una de ellas: “el 64% de los hombres y el 44% de las mujeres reportaron que las amistades del sexo opuesto se convirtieron en sus parejas sexuales”. Esto funciona como base para muchas de esas personas que sienten cierta inseguridad cuando su pareja no hace sino quedar con tal o cual amistad. También es verdad que en las últimas décadas esto se ha normalizado haciendo que apenas existan inconvenientes.

Los hombres y las mujeres tienen más oportunidades de interactuar en ámbitos sociales, de trabajo o de estudios así que es inevitable que personas de sexos opuestos encuentren interese similares y conecten entre sí. Estos lazos pueden acabar en amistad y, de hecho, mejor que se queden en una amistad y no evolucionen a pareja, sobre todo si compartes áreas de trabajo. Como explican los expertos, “décadas de investigación psicológica muestran que, cuando existe una relación íntima, este tipo de amistades pueden volverse una amenaza”. En estos casos lo ideal es tratar esta amistad con normalidad y hacer que nuestra pareja se sienta segura. No obstante, es trabajo de la otra persona el hecho de confiar en su pareja. La confianza debe existir como base en toda relación. 

No son raras las situaciones en el que las amistades comienza a sentir cierta atracción. En el ámbito cultural cuántas películas, series o libros existen que cuentan la historia de dos amigxs muy amigxs que acaban enamoradxs. O cuántos de ellos tienen una historia de chica conoce chico, chico se enamora, chica no porque está enamorada de otro pero luego se da cuenta de que su best friend es quien la quiere de verdad. Toda esta tonelada de clichés no solo reproduce la realidad sino que nos hace entender de manera indirecta que es así como funcionan las relaciones personales. 

Los expertos explican que es necesario seguir ciertos comportamientos para evitar que las relaciones amistosas dañen nuestra relación sentimental.

No ocultar actividades

Las mentiras no son buenas para ninguna relación. Si ocultas ciertos encuentros o planes que haces con algún amigo o amiga porque crees que tu pareja sentirá inseguridad, no le estás haciendo ningún bien. Este tipo de comportamiento rompe la confianza, porque si de verdad fuera una amistad podrías decirle a tu pareja lo que estás haciendo e incluso invitarlx a que participe von vosotrxs.

No hace falta que sean amigxs

Así como puedes invitar a tu pareja a que vaya contigo y tus amigxs también puedes evitarlo. Hay algo que parece como ultra importante dentro de las relaciones sentimentales y es que tu pareja y tus amigxs tengan un lazo amistoso. No es necesario y mucho menos fuerces a que esa vínculo se haga realidad.

Coquetear con amigxs

A veces tenemos relaciones tan cariñosas con nuestrxs amigxs que la pareja puede sentirse amenazada. Si la otra persona te conoce y sabe que eres así de cariñosx entenderá que lo seas también con tus amigxs. Esto es normal, lo que quizás no lo sería es que coquetees con tus amistades. La diferencia entre una cosa y otra es bastante vivisble.

Ni celosx ni locx

Si tu forma de comportarte con tus amistades se percibe como una amenaza para la relación, debes aceptar que es esto. A veces pasa esto y otras es la propia inseguridad de la pareja. Cuando no se trata de una persona insegura no debes tacharla como tal y mucho menos acusar a la persona de estar loca o de tener un comportamiento celoso.