Los orgasmos más extraños explicados por sexólogas

Siempre hablamos sobre la importancia de conocer nuestro cuerpo para disfrutarlo y sentir placer. Con motivo del Día del Orgasmo Femenino, hemos querido enfocarlo a esos momentos de culmen sexual en los que han ocurrido cosas inesperadas

Hace algunos días decidimos preguntarle a todxs nuestrxs seguidorxs qué era lo más extraño que les había ocurrido al llegar al orgasmo. Las respuestas fueron muy variadas y hemos escogido las que parecían ser más frecuentes. Algunas de estas reacciones son completamente normales, no ocurre nada malo si te han pasado. Eso sí, hay algunas otras que, al experimentarlas, hay que prestar atención a lo que sucede y cuestionarnos cómo nos sentimos. Es necesario escucharnos. Como al vivir un orgasmo se experimenta, también, un subidón de sensaciones las reacciones pueden ser muchísimas.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Platanomelón (@platanomelon) el

Para darles una explicación a esas sensaciones o experiencias que no terminamos de entender por qué ocurren hemos querido contactar con Maria Hernando y Míriam Blesa, psicólogas y sexólogas de Platanomelón, que han respondido a las respuestas de lxs usuarixs, explicando detalladamente de dónde vienen estas reacciones y cómo debemos actuar ante ellas.

1. Se me taponan los oídos

La verdad es que sobre esta cuestión no hay estudios concluyentes al respecto. Según los expertos, basándose en la teoría y en las fases que pasa el cuerpo hasta llegar al orgasmo, apuntan que podría deberse al cambio repentino de presión del cuerpo cuando tiene un orgasmo. Antes de tener uno (o varios) nuestro cuerpo va subiendo de excitación, la presión sanguínea sube hasta ese punto máximo en el que de repente, llega el esperado orgasmo y una onda expansiva de placer recorre nuestro cuerpo. Aquí llega el cambio. Pasados estos momentos, nuestros músculos se relajan, la presión sanguínea baja, y nuestro cuerpo reduce drásticamente su estado de excitación. Ese cambio repentino puede provocar reacciones muuuy diversas, una de ellas: el taponamiento o pitido de nuestros oídos tras el orgasmo.

2. Se me duerme alguna extremidad

Otra reacción tras el orgasmo, es que sintamos una leve debilidad de las extremidades, como si nos fallaran, incluso podríamos sentir que se adormecen un poco. Pero nada para preocuparse, durará unos instantes y luego volverás a sentir tus extremidades como antes. A esta reacción se la conoce como debilidad orgásmica y su explicación está en que los músculos pierden su fuerza tras el orgasmo, como si se desconectaran por unos segundos o incluso minutos tras alcanzar la cima del placer.

3. Veo un color específico

La sinestesia es la capacidad de mezclar los sentidos. Es común entre las personas sinestésicas que asocien colores y nombres, por ejemplo. O también hay quienes asocian la música y los colores. Famosas como Billie Eilish y Lady Gaga, son sinestésicas. Los estudios apuntan a que existen pocas personas sinestésicas, pero sí, para algunas personas es posible ver un orgasmo en colores (literalmente). De la misma forma, algunas personas tienen reacciones tan diversas como ver alucinaciones o verse fuera de su propio cuerpo.

4. No me acuerdo de qué ha pasado

El orgasmo produce tanta descarga de energía que es posible que la percepción del espacio-tiempo se vea alterada, fruto de esta mezcla de estímulos y emociones entre distintas partes de nuestro cerebro. Un pequeño trance de ¿dónde estoy?¿qué ha pasado? Aunque no es la reacción más habitual, es posible que puedas sentir como una pequeña pérdida de memoria, pero no hay que alarmarse, pronto se recupera y todo seguirá normal.

5. He llorado

En esta hay que poner especial atención, asegurarse de que a la persona no le ocurre nada a nivel emocional y que ha disfrutado del encuentro sexual. También hay que ver si la persona no se siente mal por ninguna práctica que se ha hecho o cualquier otra emoción de incomodidad respecto a lo que acaba de ocurrir. Si no ha sido así y así te lo expresa la persona (importante que lo exprese, que no lo des por supuesto), llorar después de tener un orgasmo puede ser fruto de la tensión acumulada y del cóctel de emociones que puede generar el orgasmo.

Importante, si esto se produce en repetidas ocasiones o si sentimos tristeza o culpabilidad es importante consultar con un profesional de la sexología para averiguar las causas y poder solventarlo.

6. Me he desmayado

Tras el orgasmo, como ya hemos comentado antes, hay un estado de bajada post excitación y en ella, es posible que la presión arterial baje y el pulso disminuya rápidamente, pudiendo generar malestar o incluso producir un desmayo (sobre todo si alguna vez ya te ha ocurrido, vigila cuando te empieces a sentir la sensación de desmayo, que te puedan sostener o bien, apoyarte en algún sitio en el que no puedas caerte y/o golpearte la cabeza).

De todos modos, no debería ser normal y podría ser indicativo de otros problemas. Es por esto que aconsejamos acudir al ginecólogx para que pueda hacernos una revisión. Y atención con esto, si después del orgasmo hay espasmos, es muy importante poder acudir a un médico ya que podria tratarse de un tipo de epilepsia post sexo.

7. Me dan ganas de vomitar

Las ganas de vomitar son indicativo de varias cuestiones entre ellas: algo que no nos gusta y nos genera aversión o bien como indicativo de dolor. Así pues, vomitar tras un orgasmo puede ser señal de haber realizado una práctica sexual que no nos ha gustado, o bien por dolor en las relaciones sexuales o endometriosis, o incluso podría deberse a una infección. Así que, aunque le pasa a bastantes personas, es recomendable no normalizar esta reacción y consultar con unx ginecólogx, o si es una cuestión de dolor en las relaciones, unx fisioterapeuta del suelo pélvico o fisiosexologx.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cáspita⁣. ⁣ Fotos de @intrroalperreo.

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

8. Me da un ataque de risa

Durante el orgasmo, se genera una mezcla de emociones y de liberación de tensiones. A su vez, liberamos hormonas que nos inducen a la felicidad como la dopamina, adrenalina, serotonina y endorfinas. Todas ellas crean una mezcla perfecta para hacernos sentir muy pero que muy bien y la risa es la manera de expresarlo. Una reacción muy sana y natural, puede ser que tras tener un orgasmo te dé un ataque de risa, lo mejor que puedes hacer es disfrutarlo.

CN