El multiorgasmo está a tu alcance con estas técnicas avanzadas

Existe el mito de que solo unas cuantas mujeres lo pueden lograr, pero no es así. Incluso los hombres, con comunicación y práctica pueden disfrutarlo

El multiorgasmo es lo más parecido al paraíso: ser capaz de correrse una vez y otra y otra durante horas sin que tu cuerpo se agote. Extender el clímax y, aunque parezca contradictorio, controlarlo para que dure y se repita parece para muchxs un sueño irrealizable. La Súper Pop nos dejó claro que era un privilegio que tenían algunas chicas afortunadas. Pero no. El multiorgasmo existe y está mucho más cerca de lo que crees. También si eres un chico. Al menos así lo plantea La Vanguardia.

"Esta capacidad multiorgásmica la tenemos de fábrica, pero cada uno la desarrolla de manera diferente", explica el artículo. "Hay personas con más facilidad, otras que prefieren no provocarse más de un orgasmo, y otras que no saben cómo conseguirlo porque, para ello hay que saber identificarlo y conocerse mucho a uno mismo", continúa. La cosa promete.

Lo primero es aprender a identificar si eres de las personas que después de alcanzar el clímax necesitas parar un momento o si, por lo contrario, a tu cuerpo le funciona seguir estimulándolo en busca de un placer duradero. Jugar a alargar las relaciones sexuales no es solo cuestión de retención, como pasa con el sexo tántrico, sino que también puedes jugar alcanzar el clímax una y otra vez si aprendes a hacerlo.

Lo segundo es conocer cómo funciona, físicamente, el placer en cada cuerpo. Por lo general, la respuesta sexual pasa del deseo a la excitación, a la meseta. Desde la meseta, que es ese momento de la relación sexual en el que estás disfrutando y centrando tus energías en concentrar el placer al máximo es desde donde llegas al orgasmo para luego entrar en una fase de resolución, según explican en Miconsulta.es. La idea es pasar de la resolución a la excitación en el menor tiempo posible, ya sea interrumpiendo la relación sexual o siguiendo en la cama durante más tiempo.

www.miconsulta.es

Obviamente, los hombres tienen sí o sí que pasar por el llamado periodo refractario que puede variar entre los pocos minutos o varias horas, en función de cada cuerpo, pero eso no les impide poder disfrutar de más de un orgasmo. La psicóloga Irene Bedmar da a La Vanguardia siete técnicas para seguir conectados después de alcanzar el primer orgasmo: practicar los ejercicios de Kegel que sirven para tonificar y aumentar la capacidad sensorial de la zona pélvica, concentrarse en la mente como elemento erótico, practicar mindfulness para focalizar la atención en el acto sexual, estimular con tiempo y atención, disfrutar realmente de la masturbación en solitario, comunicar bien con tu pareja y no forzar nunca nada en el sexo.

El multiorgasmo no llega solo, pero igual que cualquier búsqueda para incrementar la intensidad del sexo requiere conocerse a sí mismx, sensibilidad y concentración. Darle al sexo el tiempo y la importancia que se merece da sus frutos, así que vale la pena que lo intentes.