Estos pueden ser los motivos por los que tu pareja no alcanza el orgasmo

A veces pueden solo deberse a una época en la que no hay apetito sexual, ya sea por razones personales o razones que están vinculadas a la relación amorosa. No obstante, existen algunos más

Sentir el deseo y el placer es maravilloso. En su lado contrario, anhelar la satisfacción sexual (sobre todo si es constante) acaba siendo muy frustrante. El deseo, de esta manera, podría ir desapareciendo poco a poco. Esto puede deberse, sencillamente, por épocas que van cambiando… Se puede estar una temporada con la libido más baja de lo habitual y que esto provoque un descenso en las relaciones sexuales que se tienen con la pareja, ya sea por motivos personales o por motivos vinculados a la relación sentimental en sí. Aún así, pueden existir otras tantas razones por las cuales una pareja no alcanza el orgasmo o con da con el placer que haría que una persona se sintiera satisfecha sexualmente. Una forma de poder solucionar esto es, cómo no, conocer dichas razones. Desde Psychology Today nombran varias de ellas.

No es suficiente

Aunque, casi siempre, el objetivo de la relación sexual es que las personas que la están disfrutando llegue al orgasmo, a veces es necesario algo más que un mero proceso, digamos, ‘mecánico’. El sexo es algo más y, aunque puede haber relaciones sexuales rápidas o entre personas que no son pareja, esto no quiere decir que todo el proceso deba siempre seguir la misma estructura. Se tiene que disfrutar de todos los pasos, porque cuando conectas en todo el recorrido, llegar a la meta es mucho más sencillo.

Impaciencia

Como entendemos que el sexo debe acabar en orgasmo, lo buscamos y lo deseamos rápidamente. La especie de ansiedad por alcanzar el clímax entra en el cerebro e interrumpe el acto y por tanto la conexión que se está teniendo. No solo pasa eso, sino que el mismo temor a no alcanzar el orgasmo y a ver que la otra persona lo está esperando funcionará, más bien, como obstáculo al punto álgido de la relación sexual. Se necesita un proceso de excitación y de relajación para que estos pensamientos no se interpongan.

Penetración

Si hablamos de las mujeres heterosexuales, como hemos repetido muchas veces, el orgasmo no solo se alcanza a través de la penetración. Es más, como explican desde la web, entre el 15% y el 20% de todas las mujeres alcanza el orgasmo solo por penetración. Esta acción por sí sola no hará que tu pareja tenga un orgasmo.

Desinformación

Este puede ser, casi siempre, uno de los principales motivos. No solo está relacionado con el hecho de que hay muchas personas que fingen sentir placer, con lo cual se generan experiencias falsas, sino que la comunicación reina por su ausencia. Es muy importante hablar, incluso aunque pueda resultar incómodo explicar cómo y qué nos gusta. En la relación sexual tienen que disfrutar todas las partes involucradas y, como las personas somos muy distintas las unas a las otras, hay que saber qué le gusta. Que no te de corte pedir, explicar, guiar… Para hacerlo más sencillo también puedes decirle a la otra persona que te encantaría que te dijera de qué manera le gusta más. Cuando generas el espacio para hablar, el resto viene solo.

Presión

La misma impaciencia que se tiene por alcanzar el orgasmo, también se tiene si jamás se alcanza. Hay un momento en el que observamos que la pareja está comenzando a cansarse y eso nos hace sentirnos presionadxs por llegar sí o sí al orgasmo. Si esto sucede, la primera consecuencia es que el orgasmo no llegará. Es necesario saber que es posible tomar pausas y que, además, son muy positivas.