Lo que dice de ti que presumas tanto de tu relación en las redes

 Todo depende del momento en que lo haces... y de la cantidad

Sacar conclusiones de las personas por sus comportamientos en las redes sociales puede ser tentador. A veces incluso inevitable. Al fin y al cabo, una persona que publica siete selfies sacando morritos o luciendo bíceps se presta mucho a la interpretación. Pero también corres el riesgo de juzgar precipitadamente. Las redes solo muestran una parte de la gente. Una muy concreta. Son seres mucho más complejos. Aún así, existen ciertas actitudes que ofrecen conclusiones fidedignas de los demás. Y una de ellas, según cuenta la sexóloga Ana Sierra en un artículo para El Mundo, es presumir de las relaciones de pareja.

Una necesidad de refuerzo

"Las parejas realmente felices no suelen mostrar los momentos de su relación en estos medios porque están disfrutando al cien por cien de su intimidad". En ese sentido, la publicación de fotitos y stories con tu pareja cenando en un restaurante, viajando en carretera hacia la costa o simplemente tumbados en el sofá viendo el enésimo hit de Netflix, respondería a una necesidad de refuerzo externa. Los comentarios y los likes que reciben esas publicaciones validan vuestro compromiso y vuestro vínculo. En cierta manera, necesitáis de la observación de terceras personas para sentiros completos. Es curioso.

Y decimos curioso y no preocupante porque, en menor o mayor medida, todas las personas y todas las parejas necesitan una pizca de validación externa. Eres un animal social. Y tu pareja también, así que es normal que de vez en cuando queráis contarle al mundo acerca de vuestro amor. Eso no significa que no seáis una pareja feliz. Eso no es un problema. Para diferenciar cuando presumir en redes de relación lo es hay que atender, se explica nuevamente Sierra en otra publicación en El Mundo, al momento del posteo de las fotos, los vídeos y los stories. ¿Los publicas mientras estáis haciendo ese algo o después?

Disfrutar del momento

"Mientras que las personas que practican este tipo de exhibicionismo no muestran reparos a la hora de compartir dichas experiencias en tiempo real, las parejas más felices lo hacen una vez que ha pasado, sin invertir ese tiempo que corresponde a esos preciosos momentos en publicarlo", subrayan desde este medio. Es decir, que si dejas de comer en el restaurante, dejas de conversar en el coche o dejas de juguetear en el sofá para hacerte el selfie del momento y publicarlo, mal van las cosas. Eso implica que no estás lo suficientemente metidx en el momento presente con tu pareja o que no te importa lo suficiente como para interrumpirlo.

De todas formas, hay otro componente oscuro en todo este asunto. Según la propia Sierra, publicar demasiado contenido de pareja puede ser una técnica de control. En concreto, dice basándose en los resultados de una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Brunel, en Londres, "las redes sociales sería una herramienta muy útil para vigilar la cotidianeidad y asegurarse además que todo el mundo sabe con quién está su pareja". Marcar el territorio, vamos. En este caso no importaría si se publican mientras tanto o después de las experiencias. Es más una cuestión de cantidad y de intención.