Esta inyección de viagra femenina promete acabar con la apatía sexual de las mujeres

Vyleesi es el segundo intento para crear un fármaco que devuelva la libido a las mujeres premenopáusicas pero los científicos tienen sus dudas

Es una necesidad que el mercado quiere suplir: el viagra femenino podría suponer un negocio anual de unos 900 millones de euros y es que una de cada diez mujeres premenopáusicas sufre la clásica caída de la libido. Por esto, las farmacéuticas están en una carrera por dar con el tratamiento perfecto para devolver a las mujeres las ganas de follar. Ya vamos por el segundo intento de crear la viagra femenina, pero el camino está lleno de piedras.

La primera es que hay muchos factores por los que algunas mujeres se van desconectando de su vida sexual: pueden ser factores externos impredecibles (estrés, familia, preocupaciones... e incluso, el clima), psicológicos y también fisiológicos. Es decir, tratar de reducir toda esta complejidad a un simple fármaco puede ser un error, según los expertos entrevistados por la BBC.

La segunda tiene que ver con el tipo de producto. Vyleesi (químicamente, bremelanotida), es "una inyección subcutánea que activa las vías cerebrales involucradas en el deseo sexual", es la segunda versión de "viagra femenino" y ya hay médicos que han criticado la falta de rigor de la FDA para aprobarla: no se sabe por qué mejora el deseo sexual, aunque reduce la angustia relacionada con el trastorno. "A diferencia de otros medicamentos relacionados, la bremelanotida no actúa sobre el sistema vascular, sino que directamente aumenta la libido actuando sobre el sistema nervioso", explica la BBC.

Vyleesi se inyecta mediante una aguja en el abdomen o el muslo tres cuartos de hora antes de empezar a tener relaciones. Se recomienda no inyectarse más de una vez al día ni más de ocho veces al mes. Alrededor del 40% de las mujeres que han probado la inyección han experimentado náuseas.

CN

La tercera es que en el mercado estadounidense ya existe una píldora llamada Addayi, pero varios científicos de la FDA consideran que puede ser insegura. Y la cuarta, que la falta de libido es una dolencia que se pasa en silencio. La falta de libido también genera mucha angustia e incomprensión después de toda una vida de relaciones sexuales "normales".

Normalizar el sexo con todos sus fallos es la única forma de mejorar la experiencia de todas aquellas personas que se sienten desmotivadas en algún momento de sus vidas. Está claro que ante una enfermedad hay que buscar soluciones médicas, pero en algo tan complejo como las relaciones humanas a veces el factor físico es el menor de los males. Como siempre, las mujeres, al hacerse mayores, cargan con el peso de una sociedad que las ha cosificado durante su juventud y renunciar al atractivo canónico es muy duro. El primer reto es entender la sexualidad y todas sus aristas para poder solucionar los problemas de raíz, porque tal vez un pinchazo de Vyleesi te solucione un momento en concreto, pero seguramente no te ayudará a sanar la complejidad de tu deseo.