Cómo saber si estás idealizando en exceso a la persona que te gusta

Es fácil idealizar a una persona y sentir amor pero la realidad es que no te gusta su personalidad sino la idea que te has hecho de ella

Conoces a alguien y quedáis algunas veces, hay algo de chispa entre vosotrxs, os reís, tenéis cosas en común. Han pasados dos meses y empezáis a ser pareja, la realidad es que faltan muchas cosas por saber de la otra persona pero lo que sentís es fuerte (al menos eso parece) y seguís vuestro impulso. En este caso pueden pasar varias cosas: una de ellas es que vaya genial, que tengáis una relación preciosa y fuerte y otra es que no vaya nada bien. Esta segunda opción puede pasar por diversos motivos y uno de ellos es que el amor haya surgido a partir de la idea que tenemos de esa persona y no de quién es esa persona en realidad. Para saber si esto es así hay algunas señales a las que puedes atender y responder si te has enamorado de la idealización que has hecho o no.

1. Un amor rápido

Esta es una de las principales claves porque es la que más sucede. Conocemos a alguien y nos quedamos con unos rasgos específicos que ya creemos que son válidos. Esto quiere decir que no sabes realmente cómo son y a medida que pasáis tiempo juntxs te vas dando cuenta que su manera de ser no cuadra contigo y no te gusta realmente. Es por ello que antes de lanzarte a vivir un amor que está en tu cabeza debes pasar tiempo con dicha persona.

2. Sueñas despiertx

“Tienes un mundo de fantasía en tu interior que está protagonizado por ti y por tu pareja y nada te hace más feliz que saber que estás saliendo con el o la protagonista de la película que tienes en la cabeza”, explican desde Medium. Esto significa que es más potente lo que imaginas que lo que estás viviendo en realidad, con lo cual no está viviendo un amor real sino lo que sucede en tu mente.

3. No te gustan sus respuestas

Si has decidido estar con alguien es porque piensas que tenéis muchas cosas en común o porque vuestras diferencias hacen que seáis un buen equipo. Pero de repente las respuestas que te da tu pareja en una conversación o bien no te gustan, o bien no las entiendes, o bien te frustran. Si esto sucede, poco a poco te darás cuenta que no conoces de verdad a esa persona y que lo creías sobre ella no es la realidad sino la idea que te has montado en tu cabeza.

4. Ignoras lo que no entiendes

Si eres capaz de ver tu relación de forma objetiva, quizás te des cuenta que ignoras gran parte de lo que te dice su pareja porque no lo entiendes o porque no concuerda con lo que tú piensas que debería sentir u opinar esa persona. Esto muestra que valoras la idea de tu pareja más que a tu pareja real. Si esto te ocurre, desde luego debes tomar la decisión de revisar con quién estás y por qué.