Hay gente contratando a famosos para que rompan con sus parejas

¿No tienes el valor para decirle a tu pareja que lo vuestro se acabó? ¡Pues pídele a una celebrity que se lo diga por ti! (Es broma, por favor, no lo hagas)

Cameo, la app donde puedes pagar para que un famoso (la mayoría, de la telerrealidad estadounidense) le haga un mensaje a un ser querido. Seguro que te suena de cumpleaños. O grandes celebraciones vitales. Por ejemplo, “felicidades, te has graduado, ahora empieza lo mejor”, dice Alyssa Milano (Phoebe de Embrujadas) a cámara, a una universitaria. O “enhorabuena, vas a ser padre”, le cuenta Chuck Norris a un padre primerizo. En resumen: es el onlyfans de los mensajes dedicados. Tú pagas, envías una descripción de qué buscas, el famoso elabora un discurso, y ya tienes regalo. Y sí, están estos famosos, que cobran sobre los 200 y 300 euros por mensaje. Pero también los hay mucho más frikis que te salen a partir de 20.

Bob the Drag Queen, ganadora de la temporada ocho del reality RuPaul’s Drag Race, una de las celebrities que están aquí metidas, hizo una broma: “¿y si me pidieran que le dijera a alguien que su pareja va a romper?”. La broma fue ampliándose y acabó componiendo una canción en la que un tal Rafael quería romper con un tal Quentin. Eran personajes inventados, y aunque el vídeo era una parodia (¿quién en su sano juicio pediría a alguien romper de esta forma?), parece que inspiró a algunas personas, como explica The New York Times.

Por ejemplo, el escritor Luke Geddes le pidió a Richard Karn, un actor de sitcoms de los 90, que anunciase el divorcio de sus padres. O a Mark McGrath, un cantante de rock, que le pidieron un vídeo de ruptura que se hizo muy viral (según la compañía, “probablemente el Cameo más viral de la historia de la empresa”) por su sensibilidad y simpatía. Y así se dispararon este tipo de peticiones.

De hecho, como asegura Steven Galanis, CEO de Cameo, este aumento se ha dado por el coronavirus. “Con las conexiones físicas limitadas, muchos usuarios se han pasado a Cameo para que alguien comunique eso que no se atreven: sus rupturas y divorcios”. Solo McGrath ya ha hecho 15 videorupturas. Otra drag queen de RuPaul’s Drag Race, Detox, tuvo que grabarle un vídeo a una mujer anunciándole que su marido, después de 13 años de divorcio, había firmado los papeles y que su unión ya era, oficialmente, historia.

Hacer estos mensajes no es fácil, por supuesto. Tanto McGrath como Detox se han negado a grabar según qué mensajes: “solo acepto los que son emotivos, los que tienen cierto mensaje de esperanza detrás”, contaba la drag queen. Jimmy King, exdeportista que está en la app, aceptó un mensaje que, aunque sabía que iba a ser devastador, se sentía obligado a comunicar: “yo también estoy divorciado. Sé cómo de difícil puede ser. Ánimos, y bienvenido al club de los divorciados”. Y, por muy buena fe que tengan los famosos, y aunque pongan la pandemia como excusa y la dificultad para tener según qué interacciones reales en los tiempos de Zoom, se esconde una realidad: tenemos miedo a afrontar según qué conversaciones. Nuestra cobardía emocional no es nada nuevo (hello ghosting), pero sí los métodos que adoptamos. Recuerda: todo el mundo merece una explicación (tuya, no de un famoso) cuando los estás dejando.