¿Gemir o gritar? El debate de cómo expresarte mientras tienes sexo

Gemir un poco, hablar, intercambiar frases sensuales o el absoluto silencio en la cama: cada una de las expresiones depende de la persona y de cómo se sienta

¿Te ha pasado alguna vez acostarte con alguien y que no hiciera nada de ruido? ¿O tener sexo con alguien y que gritara sin control? Los dos extremos podrían generar situaciones incómodas, aunque todo el mundo debería poder expresarse como desee y sienta. Aunque también denota placer sexual, los gemidos y los gritos se asocian psicológicamente con el dolor. Pero, ¿qué representan realmente estos sonidos durante las relaciones sexuales?

Es posible sentir las dos emociones a la vez, como explica en Psychology Today Aaron Ben-Zeév, autor del libro El arco del amor: cómo nuestras vidas románticas cambian con el tiempo. El experto habla del intercambio de expresiones durante las relaciones sexuales y explica que las emociones "por un lado están enfocadas a una persona en concreto y a la vez expresan una perspectiva muy personal”. Es decir, puedes estar teniendo sexo consentido, con tu pareja y en confianza y que un juego de dominación (donde puede haber cierto nivel de dolor) te genere placer. En ese caso, tus gemidos serían una expresión sobre tu disfrute pero también una forma de comunicarle a tu pareja que lo que está pasando te gusta realmente.

La excitación también puede surgir de emociones positivas como disfrutar de una buena cena juntos y luego excitaros sexualmente, pero también de algunas emociones negativas como una pelea que genere un estado de alta excitación durante una relación sexual posterior. Los gemidos o los gritos que aparecen dentro del sexo siempre se entenderán como placer, pues gemir o gritar por dolor real no es —no debe ser— parte del sexo. Por esto, siempre deberíais aseguraros de que conocéis los límites y el tono de vuestros gemidos y no caer en el error de haceros daño sin ser capaces de comunicarlo.

Psychology Today cita también un estudio sobre los motivos de los gemidos de las mujeres durante el sexo. El 66% de ellas gime solo para acelerar el orgasmo de su pareja, mientras que el 87% lo hace para fingir que está llegando a su punto máximo, asegura el informe, que visualiza una “disociación del momento en que las mujeres experimentan el orgasmo y gimen. Esto indica que estas vocalizaciones están controladas”. Es decir, en las mujeres el gemido no siempre corresponde con el momento de placer, sino que también se utiliza para ir conduciendo los altibajos del sexo. 

En definitiva, el experto explica que el ruido y las expresiones de la voz son beneficiosas para las relaciones sexuales. Aunque los sonidos durante las relaciones sexuales son útiles para muchas personas no significa que cuanto más ruido hagas, mejor sea el sexo. El equilibrio correcto es vital. Demasiado ruido puede hacer que tu pareja cuestione tu sinceridad; y hay muchas personas que simplemente no pueden soportar gritar, en la cama o en cualquier otro lugar. Nuestro consejo es que hagas lo que sientas, que te expreses como quieras y que no te avergüences de hacerlo como prefieras.