Frases para hacer sexting cuando ya te has quedado sin ideas

El tiempo que hemos pasado separadxs ha abierto esta puerta que busca el placer a través de las palabras pero, claro, no siempre podemos ser súper creativxs

No hace falta ser poeta o tener un don para hacer sexting. Las mismas palabras, frases o expresiones que se utilizan en la cama cuando el sexo se enciende nos pueden servir a la hora de chatear y buscar excitar a la otra persona. Igualmente no es lo mismo, es posible que el diálogo se vuelva incómodo, la frialdad que genera la distancia física no es fácil de gestionar y es en el inicio de las conversaciones donde más encontramos obstáculos. Porque claro, ¿qué puedes decir para empezar? Todo también depende de la confianza que se tenga con la otra persona y si conoces también qué es lo que le gusta. Aunque esto sea así a veces nos quedamos sin ideas para encender el deseo de la otra persona así que aquí van algunas ideas que pueden ayudarte.

1. “Ojalá estuvieras aquí”

Esta fórmula es básica y tiene que estar dentro de las principales frases para dar rienda suelta al sexting. Sirve para empezar porque no es explícita pero abre las posibilidades de que empiece el juego de palabras.

2. “Mira este juguete”

Una de las maneras de empezar el sexting es hablar de juguetes sexuales o fantasías. Puedes buscar alguno que te guste y pasarle el enlace a la otra persona para ver qué le parece y a partir de ahí que comience una conversación en torno a lo que podríais hacer juntxs si tuvierais esos elementos en la cama.

3. “Me apetece…”

A veces la iniciativa y el riesgo son necesarios para activar el deseo sexual. Aunque parezca que no venga a cuento, lánzate con algo que te apetezca mucho hacer. Aquí puedes nombrar tanto fantasías que viven en tu imaginario como otras que sí te gustaría hacer realidad. Es una forma de hacer que la intimidad se abra y que podáis reforzar la confianza entre ambxs.

4. “Esa silla me gusta para… sentarme”

El juego de palabras es una forma sutil de empezar el sexting. Puedes hacer que la persona intuya por dónde quieres ir pero fingir que te referías a otra cosa. Esto sirve para aquellas personas que aún no han experimentado el sexting a tope y que quieren hacerlo pero no saben cómo comenzar.

5. “No puedo dejar de pensar en ti”

Puede ser una frase para expresar por qué echas de menos a esa persona y a la vez expresar que sientes deseo sexual. Estas palabras pueden hacer que se construyan frases muy diferentes y que entren partes del cuerpo que, por lo general, no están, por ejemplo: “no puedo dejar de pensar en tus pechos”, “no puedo dejar de pensar en tu cuello”, “no puedo dejar de pensar en tu pelo”, “no puedo dejar de pensar en tu espalda”… Así se quitan del centro los genitales y se varía, algo muy necesario para el sexting.

6. Organización sexual

Hay quienes son fans de las estructuras y los planes y pueden usar esto para hablar de sexo. Sirve a modo de propuesta, algo así como: “¿te apetece quedar hoy a las cinco para tener sexo salvaje y apasionado?”. Aunque seáis una pareja que convive en el mismo espacio, hacer estas propuestas activa el deseo y permite que se empiece a calentar el ambiente para cuando ambxs volváis a veros.

7. El detalle muy detalladamente

No te cortes a la hora de describir, es ideal para no hacer el sexting de toda la vida. Imagina lo que le harías a esa persona y descríbelo paso a paso, por dónde irá tu lengua, qué harán tus manos mientras tanto, qué palabras le dirás, en qué espacio lo haréis, cuál será la intensidad… Los detalles hacen que la imagen se complete y que, por tanto, la imaginación pueda recrear el instante tal cual. Esto hará que la otra persona se excite sin ninguna duda.

8. La batallita

Quizás haya alguien por ahí que te gusta con quien puedes haber coqueteado en algún momento sin que nada haya llegado a ocurrir. Si sabes que esa persona tiene interés en ti puedes recurrir al clásico pique que puede tener como consecuencia un sexting muy apropiado donde puedas explicar qué hubieras hecho aquella noche que os encontrasteis y no pasó nada.

9. El texto de buenos días

Suele ocurrir que cuando te despiertas tu cuerpo está extrañamente dispuesto a tener un sexo maravilloso. Te despiertas pero no hay nadie al lado con quien compartir esta excitación matutina. Es un buen momento para mandar un mensaje, las mañanas también son momentos donde puede aparecer el deseo y qué mejor que empezar el día después de un bonito orgasmo.

10. La brevedad será tu amiga

Una única palabra, una sola frase, un único icono. A veces no hace falta decir nada más. Quizás lleváis un rato sin hablar y con el simple hecho de enviar el emoji de un fuego puedes hacer que empiece el sexting o al menos hacer que la otra persona piense en ti y te desee del mismo modo.

11. La foto inesperada

Con las imágenes hay que intentar ser sutil. Es verdad que a veces es necesaria una foto explícita súper clara y detallada, eso va bien si lleváis un rato haciendo sexting. Si resulta que no, puede ser también una foto en ropa interior junto a la frase: “ahora mismo iba a entrar en la ducha”. Algo así hará que empiece una conversación bastante hot.