Cómo hacer sexting con tus padres al lado

Desde aquí quiero mandar un fuerte abrazo a todos aquellos que estáis pasando la cuarentena sin vuestras parejas porque aún vivís en casa de vuestra familia. Saldremos de esta y volveremos a follar. Mientras tanto tenemos el móvil

Estos días cada vez que abro Twitter o Instagram y veo a parejitas que cuentan su rutina en la cuarentena me es inevitable pensar: ojalá lo dejéis cuando esto termine. No me considero mala persona, simplemente tengo la envidia mal gestionada. Lo siento.

Tengo 25 años, llevo más de dos saliendo con mi novio y como el 80% de mis amigos aún vivo con mis padres. La independencia cada vez estaba más cerca, pero ha llegado una pandemia con su correspondiente crisis económica y se está complicando. Echo de menos follar pero no puedo salir de casa. ¿Qué alternativas tengo? El porno para un rato está bien. Pero teniendo pareja/ligue/follamigo pues que mejor que aprovecharlo y practicar un poco de sexting.

Me siento algo extraña usando la terminología sexting en plan, demasiado moderno para mí. Ya en alguna ocasión lo había practicado sin nombrarlo así. Simplemente era tener una conversación subida de tono o enviar fotos sugerentes (mi parte favorita). Me gusta. No es algo que haga habitualmente porque siempre puedo ver a mi pareja en persona, pero ahora que ya llevamos medio mes sin vernos me parece una buena opción. Problema: vivo en una casa de 70 metros cuadrados con mis padres y mi hermano. Aquí se oye todo. No hay intimidad. Así que antes de lanzarme a ponerlo en práctica, he preguntado a la mayoría de mis amigos, que sí (envidia de nuevo).

Me cuentan como lo están llevando ellos y he tomado apuntes:

  • "Me encanta porque es un mundo de posibilidades infinitas. Desde fantasías o recuerdos compartidos. La conversación va creándose sola. Siempre es solo texto y muy sugerente, nada explícito. Lo que más me gusta es el inicio. A veces lo pactamos y otras surge. No pienso en que están mis padres en casa en el momento. Tampoco hace falta hacer ruido, ¿sabes?"

  • "Que va, tía. Nada de nada. Nos da mucha vergüenza. Además no echo de menos follar, solo los mimos o besarle..."

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Freuler Art, Zürich (@freulerart) on

  • "Pues mira, en siete años que llevamos juntas jamás lo habíamos hecho porque no nos llamaba la atención. Pero bueno, ahora en soledad pues empezamos a hablar de si nos estábamos masturbando y empezamos con coñas… y bueno, nos hemos pasado un par de vídeos. Lo que más me gusta son los comentarios que me pasa después de verlo. Hemos firmado como un acuerdo de que lo borraremos al final de la cuarentena. Como mi hermana y mi padre no están por las mañanas en casa pues ahí aprovecho…"

  • "Ale, por favor. No tengo novia ni nadie con quien hacerlo. Ojalá pudiera, joder"

  • "Empezamos desde primera hora mandándonos fotos calientes. Súper cachondo estuve todo el día. Cuando se fueron a dormir mis padres me metí en mi habitación y sé que cuando cierro la puerta ya no van a entrar. Así que comenzamos enviándonos fotos en ropa interior… diciéndonos lo que nos haríamos y pues pasamos directamente a videollamada. Al final nos corrimos a la vez y fue la hostia."

  • "Pues es que a mi pareja no le gusta mucho.. así que aquí estoy quemando yo sola el satisfayer."

  • "Me encanta hacerlo. Me ha ayudado a conocer las fantasías de mi pareja. Pero en esta cuarentena con toda mi familia en casa pues ha disminuido… no hay espontaneidad."

  • "Sexting no. Pero llamada sexy sí. Me mola más oír su voz. Al principio fue raro, soy bastante pudorosa ya sabes... pero luego me solté y (emoticonos de estrellas). Me puse super cachonda. Repetimos hoy."

Llegados a este punto os he de reconocer que estoy cachonda. No sé qué formato me convence más, pero me convence. Yo no aguanto toda la cuarentena así. En el sexting, como en la sexualidad, no hay un única forma correcta, ni unas reglas a seguir ni siquiera unos límites. Así que te invito desde aquí a que experimentes, yo he hecho lo propio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Noemí Rebull (@la_mandanga) on

He optado por la hora de la siesta, mi madre se mete en su habitación a descansar y mi hermano y mi padre están jugando a las cartas en la terraza a puerta cerrada. Bien. Me gustaba la idea de llamarme con mi pareja y decirnos cositas (emoticono fuego) pero hay demasiado silencio. Me meto en mi cuarto. Voy a poner una peli de fondo para disimular. Estoy nerviosa, parezco quinceañera. Oigo que mi padre va a la cocina a por algo. Espero a que vuelva a la terraza. Vale. Agarro el móvil y comenzamos con mensajes de texto. "Qué has hecho hoy" mezclado con "estoy en bragas/ojalá tú aquí" y demás cosas light. He puesto La boda de mi mejor amiga, la primera escena es de sexo y tengo el ordenador a tope de volumen. La quito. Mejor música. Seguimos hablando y la cosa se va calentando. Quiero coger uno de mis juguetes pero es que vibran. ¿La vibración se oirá desde el cuarto de mis padres? ¿Habrán oído los gemidos de la peli? ¿Pensarán que son míos? No creo. Continuamos. Una fotito. Más mensajes. "Tengo ganas de/ahora mismo estoy…" Se me ha olvidado que hay más gente en casa pero sigo en mute. Qué calor. Y sigo y sigo y seguimos y dejo de escribir porque me me me me...

¿Por qué no había hecho esto antes?

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Curt Montgomery (@curtmontgomerytattoos) on

Conclusión: para hacer sexting con tus padres en casa debes elegir una hora en la que no están activos (o que estén lo más lejos de tu habitación posible), hacerlo en mute y quitarte la vergüenza

Me gustaría añadir que esta práctica tiene sus riesgos ya que hay mucha gente que puede aprovechar estas fotos o vídeos para hacernos daño en un futuro y que por supuesto nunca hay que acceder a tener este tipo de conversaciones si no nos apetece. Hay que tener una relación de comunicación y confianza con la persona con la que se intercambian estos mensajes y crear acuerdos para sentirnos protegidas. Si te llega alguno de estos vídeos o imágenes de una tercera persona no debes verlos ni compartirlos y deberías de avisar a tu colega de que esto es algo ilegal. Nuestra intimidad es un bien muy preciado así que debemos protegerla. Hazlo SOLO si te apetece, hazlo sintiéndote segura y para disfrutar.