Esta es la mejor forma de recuperarte del dolor del ghosting

La actitud más reparadora cuando han sido evasivxs contigo no te la esperas y tiene que ver con comportarte de la manera opuesta

Todxs lo hemos sufrido alguna vez y, admitámoslo, muchxs lo hemos puesto en práctica. Más que nada, porque si nadie lo pusiera en práctica sería imposible que tanta gente lo haya sufrido. Matemática pura de manual. El ghosting, enemigo del amor sano y de la salud mental, pesadilla de quien está pilladx, paradigma de la incertidumbre, taladradora de autoestimas. Pero, amigx, es hora de recuperarse y hay algunas cositas que tienes que tener muy claras para empezar a dejar de mirar si está en línea o imaginar si le habrá atropellado un camión y por eso no te contesta. 

Cuando empezasteis a hablar por el Tinder, la química era evidente y los temas de conversación en común aparecían con la inercia y naturalidad con la que el río baja hacia el mar desde las montañas. Pero de repente desapareció y te dejó de hablar. Seis mesecitos nada menos. Y regresó, con excusas baratas sobre momentos complicados que en verdad te hacían creer que había otra relación de por medio, pero entonces quedasteis y la química esta vez se hizo piel, se hizo cama y desayuno. Fueron tres días maravillosos y se le veía enamoradx. Hasta que volvió a desaparecer. 

Como hace ya ocho años de aquello (es un decir), va siendo hora de que te recuperes. Y un artículo reciente de Psychology Today te da algunas claves para ello. La palabra clave es la siguiente: Integridad. Si en vez de obsesionarte por dónde estará esta persona, por qué se marchó, si realmente le gustaste o le asustó tu mal aliento, es mejor que te tatúes la palabra integridad —metafóricamente, por favor— a fuego para no olvidarla. 

La práctica del ghosting es cada vez más habitual y no solo en el ámbito de las parejas, pues cada vez son más las víctimas del ghosting en lo laboral. Jefes que te contactaron para un trabajo apostando a full por ti y que simplemente te dejaron de escribir en vez de ni siquiera comunicarte para decirte que no te escogieron a ti. E incluso no han respondido a tus llamadas ni a tus mensajes de Whatsapp. La integridad, resumió el escritor C.S Lewis, “es hacer lo correcto incluso cuando nadie está mirando”. El diccionario Merriam Webster la define como “la cualidad de ser honesto y tener principios morales fuertes”. 

Para trabajarla y honrarla, lo primero que recomienda el artículo es reconocer que realmente te ha afectado el ghosting o el comportamiento evasivo de la otra persona. Hay que echar un vistazo amable hacia nuestro dolor, el aguijón que se te ha quedado clavado. “Cree en tu integridad y mantente fiel a tu palabra, incluso si nadie más lo hace. ¿Por qué deberías perder tus estándares, tus valores y tu carácter por encima de las personas a las que no les importa?”, es la guía que plantea este artículo. 

Básicamente, responder al ghosting con la otra cara de la moneda: no siendo evasivx con las personas que te buscan y teniendo gestos que demuestran empatía con aquellas personas confiables que te rodean. Es reparador comportarse como es debido con los demás y sirve para curar la herida que dejaron aquellos que no lo hicieron contigo.