¿Por qué no puedo dejar de fingir en las citas?

Estamos tan pendientes de lo que la otra persona vaya a pensar de nosotros que nos obsesionamos con ofrecer nuestra mejor versión

No existe la fórmula perfecta para triunfar en una cita, así que lo mejor es que dejemos de fingir lo que no somos solo para conseguir gustar a la otra persona. O eso es lo que yo pensaba. Este finde empecé a ver el reality Amor al primer click. No te agobies. Tu fomo puede estar tranquilo porque el programa no es actual. Se estrenó en DKISS en 2016. En el reality, un estilista y una experta en citas en Internet evalúan el perfil de los concursantes en apps de dating para identificar los errores que les impiden embarcarse en el emocionante viaje del amor. Luego, les ayudan a mejorarlo con tips que van desde cómo hacer una buena elección de las fotos hasta qué escribir en la biografía. Un asesoramiento bastante completo, la verdad. Ahora bien, ¿ha valido la pena que haya dedicado todo mi fin de semana a tragarme todas las temporadas del programa? Y, lo más importante, ¿he dado con el truco para tener más matches? Sinceramente, no. En cada capítulo, los “expertos” recomiendan a los concursantes que se muestren tal y como son, pero de una forma muy artificial. Antes de la sesión de fotos, pasan por maquillaje, peluquería y vestuario y eso no es todo. Les hacen posar como si fueran modelos de bancos de imágenes jugando al ajedrez o lanzando papeles por el suelo. Todo un sinsentido. El mensaje que trasmiten viene a ser que te muestres tal y como eres, pero sin pasarte y copiando y pegando las frases que te salen en Google cuando buscas "formas originales de declararte a alguien".

Soy Cardo

En las citas, estamos tan pendientes de lo que la otra persona vaya a pensar de nosotros que nos obsesionamos con ofrecer nuestra mejor versión y, a veces, pecamos de exceso de edulcorante. Y es que es normal que nos comportemos así porque mostrarse tal cual eres te pone en una tesitura muy vulnerable. En estos casos, me ayuda pensar que, a la larga, mi cita va a acabar descubriendo cómo soy realmente, por lo que no tiene sentido que finja. 

No hay una fórmula mágica para tener éxito en las citas, pero creo que sí que hay una muy sencilla y fácil de recordar. Es esta: no seas gilipollas. Apuesta por la empatía, la sinceridad y la inteligencia emocional. Creo que la idea del amor ha evolucionado y esas fórmulas arcaicas de que hay que pasar de la otra persona para gustarle, ya no funcionan. 

Últimamente, el mundo del amor se ha llenado de términos que desconozco. Hovering, love bombing, benching o breadcumbing son algunos de ellos. Los descubrí en los stories de Alejandra Remón. Estos se refieren a formas de manipulación emocional. El que más me llamó la atención fue breadcumbing más conocido como ‘migajas de afecto’. Consiste en mandar señales de vez en cuando a tu crush para que esté siempre ahí y darle falsas esperanzas. Una vez un tío me escribía de vez en cuando y siempre acababa con un whatsapp de ‘no me olvido’. Me molestaba mucho y, evidentemente, pasé de él. Si alguien no se olvida de ti, no te habla solo cuando son las tres de la madrugada y está pedo de fiesta.

El otro día vi un Tiktok de la psicóloga Raquel Mascaraque que, por cierto, os recomiendo mucho su cuenta. Explicaba que nos atrae alguien porque su sistema inmunitario es diferente al nuestro y eso lo percibimos a través de su olor. De ahí que los polos opuestos se atraigan. En el vídeo lo explica con más detalle y rigor científico. 

@raquelmascaraque

El olor es determinante para enamorarte o no de una persona ♥️👃 #quierosaber #olores #enamorarse #cerebro #100cia #ciencia #curiosidad

♬ sonido original - raquelmascaraque

Así que ya sabes. Si quieres conquistar a tu cita siempre puedes recurrir a modificar tu sistema inmunitario para atraerle. Tal y como están el panorama sentimental, no me extrañaría que esta se convierta en la próxima intervención más demandada de las clínicas de cirugía estética. De todas formas, yo que tú me decantaría por aprender a ser más empático/a y mejorar tu inteligencia emocional. Bueno, eso o ir a Mercadona y comprar la colonia que tenga más feromonas. Ahí ya decides tú.