Cómo explicarle a tu rollo que le tienes cariño sin que piense que quieres una relación

"¿Abrazar a tu rollo después de tener relaciones? Pero qué somos, ¿una pareja?"

Se conocieron de fiesta. Hablaron un poco y rápidamente acabaron en la cama. Hubo muchísima química, explosiva. Tanta, que repitieron. Y siguieron repitiendo durante las siguientes semanas. Su rutina era la misma: quedaban, follaban, se iba. Un día se hizo tarde y se quedó a dormir, hablaron se cayeron bien y empezaron a compartir mensajes por WhatsApp que no incluían solo el típico ontas.

Así, lo que eran polvos esporádicos, se convirtió en una relación de estar de rollo. Hablaban, tenían bromas internas, se compartían cosas, pero siempre que se veían era para acabar en la cama. No había plan que no fuera sexual, tampoco había ninguna expectativa de futuro. O así lo creía Sandra, una chica de 26 años de Barcelona y protagonista de esta historia, durante estos meses que lleva enrollada con Javi, un nombre falso para evitar que su historia se haga pública.

“Creo que se está pillando”, explicaba tomando una cerveza con sus amigos. En las últimas semanas se ha dado cuenta que el chico es muy cariñoso y que lo que empezó como bootycall ahora es una amistad, aunque le da miedo que él lo vea como algo más. “Un día le dije que me encantaban los coches, y a él también. Pensé que era algo aislado, pero a medida que hablamos noté que teníamos muchísimas cosas en común: series, películas, aficiones. Y aunque es súper buen tío, divertido y bastante mono, me da rabia que se crea que hacemos buena pareja solo porque tenemos los mismos gustos, cuando es obvio que no quiero nada más que follar con él”.

Estar de rollo también tiene normas

"Es una encrucijada muy común", explica la psicóloga, sexóloga clínica y terapeuta de parejas, Núria Jorba. Personas que son profundamente incompatibles, ya sea porque uno es cariñoso y el otro es frío, y no entienden las intenciones de la otra persona. "Está muy asumido que para encontrar pareja es necesaria la compatibilidad, pero que para estar de rollo todo es más libre: mientras te guste el sexo, o sus besos, o te vaya bien porque vive cerca de tu casa, pues ya está bien. Pero no", advierte Jorba.

"Repetimos el mantra de 'sé feliz', 'déjate sorprender', 'vive', 'fluye', y aunque eso está bien, falta una parte lógica de: ¿tenemos los mismos valores, proyectos de vida, visión de futuro y cotidianidad? No todo es lo pasional, tenemos que ser más racionales. Hay muchísimas personas que no son compatibles ni tan siquiera para estar de rollo. En el fondo, todo es una relación, un vínculo, un compartir, unas emociones, unas dinámicas y una forma de funcionar, y no funcionamos con todos". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Un ejemplo es lo que el que Raquel (otro nombre falso) le contó cuando acudió a su clínica. "Eran navidades y le regalé un jersey que era de su estilo, algo que habría hecho también por un amigo, familiar o compañero de trabajo. Yo soy de cuidar a la gente que tengo en mi entorno, sea quien sea. Pero él se quedó parado y dijo, 'pero si solo somos un rollo'. Me sentí muy mal por, simplemente, tratar con cariño a alguien". En este caso, se demuestra la tesis de Jorba: si una persona que ve el sexo y las relaciones inseparables de lo emocional está de rollo con alguien que quiere el contacto e implicación mínimas, habrá tensiones. "Lo pasarás igual de mal que en una relación incompatible", concluye.

¿Y si tú eres emocional o monógamo siempre?

Hay gente, además, que "es siempre monógama". Es decir, aunque esté solo de rollo, solo está con una persona. Pero está muy extendida la idea de que un rollo monógamo no existe. Que entonces directamente es una relación. La sexóloga se ha encontrado con personas que, por esto mismo, se han forzado a tener más de una pareja sexual o estar de rollo con varias personas, aunque no quisieran, porque creían que, de lo contrario, no era un rollo y estaban implicándose demasiado con alguien. "Pero no, puedes tener un rollo monógamo y no ser una relación".

¿Cuál es, entonces, la diferencia entre relación y rollo monógamos? "Básicamente el tipo de vínculo e implicación, porque si sois pareja hay unos planes de futuro, un compromiso familiar, emocional, de valores... Son muchos matices. Un rollo es más una implicación como amistad. Hay cariño y afecto, pero no sois la primera opción emocional de ninguno. Tampoco hay ningún plan de futuro demasiado construido". Al final, cuidar a alguien o tener un sexo más tierno y emocional con alguien no os convierte en pareja, porque "eso exige mucho más". 

Jorba recuerda que "solemos pensar que estando de rollo no tenemos derechos y no es cierto. Tenemos exactamente todos los que necesitemos. Si necesitas saber con quién está, lo puedes pedir. Si necesitas hacer más cosas que ir a la cama, lo puedes pedir. Y ver si el otro está dispuesto a darlo, o no, y entonces tomar las decisión si merece la pena seguir". Un rollo nos puede desestabilizar muchísimo emocionalmente y, aunque ya tenemos interiorizado que una pareja debe ser sana, Jorba cree que en el terreno de los rolletes no se acaba de tener demasiado en cuenta. Toca repetírnoslo antes de que nos hagan daño.

"Me he pillado"

Y en el caso de que Javi estuviera enamorado, Jorba le aconsejaría que "si quiere pasar a tener una relación estándar es más probable que le digan que no, porque está cambiando el tipo de relación que tenéis hablada". Aunque la mayoría de veces la mejor opción para resolver cualquier problema es sentarse y hablar las cosas, en casos como este, Jorba recomienda que no: "lo mejor es hacerlo progresivo. Ir teniendo conversaciones más íntimas, hacer ocio de pareja (tomar algo, ir al cine, de finde...) y ver si la otra persona se va predisponiendo o no. Y entonces, ahí tienes la información. Si la persona es receptiva al acercamiento, la conversación sobre si sois pareja o no saldrá de forma fluida". 

Por lo tanto, la idea de: "mejor no le digo nada porque si me dice que no, no volveré a verla y prefiero estar así que no estar" debería ser una línea roja: "por mucho que quieras imponerte estar de rollo con alguien cuando tus emociones han fluctuado hacia algo más romántico, no deberías hacerlo. Es la peor sensación, sentir que estás cediendo y que no te satisface vuestro vínculo", cuenta la psicóloga. Es decir, si tienes ganas de tener una relación con tu rollo, propón planes más íntimos. Si no se implica, cuéntale tus sentimientos y si te dice que no quiere nada más serio, cierra ese capítulo: "no tengas miedo a poner tus necesidades por delante".