Todas las enfermedades de las que puedes contagiarte mediante sexo oral

Utilizar preservativos para las felaciones y cunnilingus es un bajón, pero puede ahorrarte muchísimos problemas

Quedas con alguien de Tinder que no conoces y unas cuantas horas después estás haciéndole sexo oral en la cama de su cuarto. Y desde una perspectiva lúdica está genial. Es la ostia. No obstante, desde una perspectiva sanitaria no tanto. Según apuntan desde la BBC, "tener sexo oral sin preservativos también eleva el riesgo de contagio de infecciones de transmisión sexual (ITSs)". En concreto, los hombres pueden pasártelo a través de sus líquidos preseminales y su semen. Las mujeres a través del líquido lubricante de sus vaginas.

Sífilis

Y no son pocas las ITSs que pueden pegarte con una felación o un cunnilingus. Entre todas ellas, una de las más habituales es la sífilis, la cual es causada por una bacteria llamada Treponema pallidum. Con antibióticos no resulta tan grave como hace unos siglos, pero "con un diagnóstico tardío existe el riesgo de que haya compromiso vascular y neurológico, insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular", señalan desde el medio británico. Lo peor de todo es que su prevalencia en Europa aumentó un 70% en la década del 2010.

Gonorrea

También puedes contagiarte de amigdalitis gonocócica, una infección en la amígdala provocada por las bacterias de la gonorrea, las cuales son bastante resistentes a los antibióticos. O directamente de gonorrea, que "puede causar secreciones uretrales y, en casos más graves, infección en la pelvis e incluso infertilidad". Y no creas a esa vocecita que te dice "sabría identificar una polla o un coño con gonorrea y no lo lamería" porque no es así. Después de todo, "una infección en esta parte del cuerpo puede ser asintomática". Sorpresa.

Pero espera porque no termina aquí la cosa. Practicando sexo oral sin protección también puedes pillar alguna de las variantes del virus del papiloma humano (VPH), especialmente peligroso para las mujeres "ya que puede evolucionar y convertirse en cáncer de cuello uterino". Pero, hombres, no os emocionéis: "el VPH también se considera un agente importante detrás de los tumores de ano, la cabeza y el cuello", con lo cual la necesidad de protegerse de él es universal. El herpes y la clamidia son otras dos amenazas más. Y ya van seis. 

Además, tienes que añadir a la lista algunas incluso más peligrosas. En primer lugar, la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C, "principales causas de enfermedad hepática crónica, cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular". En segundo lugar, el VIH. Si bien es complicado que te contagies de esta última mediante sexo oral, no está fuera de las posibilidades si hay lesiones en la zona lamida, como las provocadas por la depilación. Y, en tercer lugar, la famosa viruela del mono. Sí, es un bajonazo usar preservativos para el sexo oral, pero tu salud debería ser siempre lo primero.