Cómo echar de menos a tu pareja cuando la ves 24/7

Estáis cerca constantemente y parece que va en disminución esa mágica conexión que teníais al principio y es que para volver a sentirla a veces hace falta extrañar a la otra persona pero ¿cómo hacerlo si os veis a cada rato?

No tienes nada que contarle. Conoce todo de ti. Ya habéis comentado algunas novedades que han ocurrido y que la otra persona no sabía, como por ejemplo que te ha llamado no sé quién para contarte algo sin importancia. No hay conversación más allá de eso y tampoco es posible mentir o exagerar lo que sea que haya pasado porque la otra persona ya lo sabe, sobre todo porque pasáis 24/7 juntxs y no hay nada nuevo. La cuestión es que la relación se ha vuelto anodina por la cantidad de tiempo que compartís, ya que incluso las actividades las hacéis juntxs. Si ahora volviera otra etapa de confinamiento podría ser desastroso para vuestra relación. Vaya, que podríais acabar rompiendo.

La cuestión es que hay que encontrar formas nuevas de sentir y de dar cariño. Este amor o necesidad de atención a veces sucede cuando dos personas pasan tiempo sin verse y se echan de menos. Cuando se encuentran esa llama permanece encendida, justamente por ello a veces es necesario no compartirlo TODO. Pero la pregunta es: ¿si hacemos casi todo juntxs y además nos vemos 24/7, cómo podemos hacer que la magia y el interés se mantengan?

1. Cultiva la emoción 

Esto parece imposible. Se trata de motivar esa emoción, de crear sentimientos que impulsen la ilusión y las ganas de seguir juntxs. Si aún estáis teletrabajando y compartís el hogar durante tanto tiempo, en vez de salir a comprar o a correr para dejar de ver a la otra persona, lo que haría que volviera esa ilusión sería crear algo juntxs. Por ejemplo: planear un viaje. Armarse una especie de tablero con destinos que os gustaría visitar y buscar entre ambxs qué rincones podríais descubrir. Esto es solo un ejemplo de actividad que puede generar ganas y motivación. También puede ser algo tan simple como recordar cómo os conocisteis y hacer un viaje en el tiempo viendo fotos del pasado.

2. Crear el tiempo juntxs

Vale, estáis todo el tiempo juntxs. Todo el rato. Y si resulta que no ves a tu pareja, sí puedes oírla. El tiempo en el que coméis o veis la tele es como sin más, vamos que podríais estar ahí o en cualquier otra parte y sería lo mismo. Este es el punto en el que hay que generar los momentos especiales. Lleváis un montón de tiempo viendo a la otra persona en pijama y desganada, es la hora de tener una cita. En lugar de cenar viendo la televisión, prepararos bien, con ropa que os guste y tened lo más parecido a una cena en un restaurante, con vino e incluso con velas si queréis. Lo ideal es que el tiempo compartido sea intencional. Por ejemplo podéis hacer ejercicio juntxs o un curso de lo que sea de forma online. Compartir el tiempo con el objetivo también de reconectar.

3. Compartir tus sentimientos

Esta siempre será la clave de todos los desequilibrios que pueda haber en una relación. Comunicar cómo nos sentimos, hablar de nuestros sentimientos, expresar el dolor que nos genera esa falta de entusiasmo. Cuando dos personas se alejan viviendo en el mismo lugar, también sucede por esa falta de comunicación. Hablar de lo que os ocurre es también una forma de reconectar.

Y también hay detalles del día a día que no pueden perderse: esas palabras bonitas, esas duchas juntxs, esos motes divertidos y los buenos besos, porque si nos pasamos a darnos picos sin más, nos olvidaremos cuánto nos gustaba besarnos bien.

CN