Lo que debes hacer para volver a enamorarte después de una ruptura

No vayas con prisa con lo de volver a enamorarte, recuerda cuidar de ti mismo y que al amor no es ciego ni lo puede todo

 

Nadie sabe muy bien como va eso del amor y de amar de forma correcta. Seguramente, con un poco de suerte y a base de tropezar una y otra vez con la misma piedra, vamos aprendiendo a lo largo de la vida. Tampoco sabemos mucho sobre qué es el enamoramiento y cómo se produce. Sin embargo, los expertos en psicología, en el portal La Mente es Maravillosa, dan unos consejos generales (ya sabemos que cada persona y cada caso es un mundo) sobre cómo enamorarnos y hacerlo de forma sana.

En general, no es sano empezar una nueva relación romántica con una persona si aún no se ha superado la ruptura con nuestra anterior pareja. Un clavo no saca a otro clavo, ojalá fuera así de sencillo. Después de haber querido mucho a una persona, tiene que haber un proceso de duelo y de depuración de tus sentimientos para que la nueva relación no sea fruto de venganzas, orgullos o de la voluntad de evadirnos de un dolor muy fuerte. Te tienes que sentir preparado de verdad (no te autoengañes, que nos conocemos…) y no debes acelerar este proceso.

Además, tienes que aprender a estar sin pareja sin echarlo demasiado de menos. Puede que siempre eches de menos un poco el tipo de vida social que da una relación romántica. Eso, por supuesto, no es nada malo, pero es importante diferenciarlo de un sentimiento de, por ejemplo, dependencia emocional hacia una (potencial) pareja. Tal y como escriben los expertos en La Mente es Maravillosa, “en algunos casos la pareja se convierte en un pretexto para eludir vacíos de nuestra propia existencia”.

Tienes que sentirte bien contigo mismo antes de empezar una relación. Es por tu bien y es imprescindible tenerlo claro, ya que es muy importante cuidar de nosotros, principalmente al inicio de la relación, cuando aún no recae casi ningún grado de responsabilidad emocional hacia la nuestra pareja.

Cuando creas que ya te sientes preparado para enamorarte de nuevo y empezar una nueva relación, tienes que atreverte a volver a querer, con sus consecuencias. Nos gustaría que el amor (y la vida) fuese indoloro, pero no puede ser. Siempre hay un punto de riesgo que vosotros mismos tenéis que valorar si os sale a cuenta. También podéis optar por estar sin pareja y estar la mar de bien.

Sin embargo, ni el amor lo puede todo ni es ciego. Vuestra pareja os tiene que tratar muy bien y la relación tiene que ser sana y proporcionar felicidad. Y, a pesar de los cuentos de Disney, muchas veces el amor no surge a simple vista, sino que se construye con el tiempo, con el contacto y el afecto.