Por qué deberías dar like en Tinder a gente con perro

Las imágenes con seres dependientes indican una predisposición al compromiso emocional

Uno de los principales hándicaps a la hora de encontrar el amor, para las personas que quieren hacerlo, es que muchas otras andan jugando a otro juego. Y no hablamos del juego de querer sexo y ya, cosa que está genial, sino del juego de querer sexo pero engañar a la otra persona acerca de tus intenciones para poder llegar hasta ahí. Y sí, es una mierda cuando descubres que, tras tanta atención y supuesto compromiso, solo había ganas de follar. Tanto que probablemente desearías que hubiera alguna señal clarividente, algo que te hiciese saber que realmente va en serio. Y la hay: una simple fotografía en Tinder con un perrito.

O al menos esa es la conclusión de una investigación realizada por la psicóloga estadounidense Maryanne L. Fisher junto con otrxs compañerxs científicos: "Predijimos que los hombres que buscan relaciones a largo plazo incluyen más imágenes de seres dependientes (niñxs, perros, gatos u otras mascotas) que los hombres que buscan relaciones a corto plazo", escribe la autora del estudio en The Conversation. Una actitud que podría tener que ver, según las propias teorías del equipo científico, con una clara intención de mandar un mensaje a las potenciales parejas románticas: "estoy preparado para hacerme cargo".

En palabras de Fisher, "la lectura de la mente entre sexos, la capacidad de imaginar lo que los miembros del sexo opuesto están pensando cuando se trata de aparearse, llevaría a los hombres a querer anunciar que pueden brindar atención a otro dependiente a largo plazo cuando están buscando una relación a largo plazo". Y no malinterpretemos el concepto: en este contexto dependiente no implica falta de independencia, acaparamiento o apego poco saludable. Simplemente que cuando nos embarcamos en una relación, ambas partes dependen de la otra en ciertos aspectos emocionales. Y eso requiere un cuidado.

Generalmente, y como consecuencia de los estereotipos de género, solemos pensar que son los hombres los que tienen mayores dificultades para comprometerse en las relaciones. Por lo tanto, sería fácil pensar que si los hombres exhiben este curioso comportamiento fotográfico. Pero la investigación de Fisher, Mackenzie Zinck y Laura Weir demostró más adelante que no. "Tanto los hombres como las mujeres que buscaban relaciones a largo plazo mostraban dependientes con relativamente la misma frecuencia, aunque los hombres tenían más probabilidades de mostrar un perro y las mujeres un niño".

¿Pero por qué tanto perro? ¿Por qué no gatos? "Una posibilidad es que a los gatos a menudo se les equipara con la feminidad", escribe Fisher. Además, "los perros son confiables y requieren responsabilidad". Es una manera indirecta de relacionar la persona con los atributos asociados a los perros. Dicho esto, y a pesar de que las fotografías de Tinder con animalitos pueden sernos de utilidad, la realidad es que nos enfrentamos nuevamente al mismo dilema: ¿cómo podemos saber si esa persona verdaderamente quiere comprometerse o simplemente está siendo estratégico para echar unos polvos? Parece que nada te libra del riesgo.