Por qué no debería importarte con cuántas personas se ha acostado tu pareja

A veces la pregunta sale a la luz, ¿cuántas relaciones sexuales has tenido? Puedes dar la respuesta y seguir con tu vida, dudar o decidir que esa parte es personal. Sea como sea, esto no debería ser un problema para tu relación

Ya te conoces la secuencia: conoces a alguien, os gustáis, está la ilusión del principio, esta va menguando a medida que pasa el tiempo, entráis en una intimidad más madura, sois pareja. Genial. A lo largo de este recorrido puedes ir conociendo partes más o menos negativas, en eso también consiste ser pareja: en aceptar lo bueno y también lo malo. Quizás habrá momentos incómodos, en los que habléis de asuntos que puede no interesarte saber. En todo ese camino puede aparecer la pregunta: “¿con cuántas personas te has acostado?”. Antes de que arruines todo con tu respuesta, hablemos de este tema.

¿A qué viene que esta pregunta nos importe tanto? Si se ha acostado con muchísimas personas, digamos un número inimaginable, hay dos forma de tomarse esto. O bien te alegras porque, con tanta experiencia, seguramente tenga muchas herramientas o ideas para que el sexo sea brutal o, bien, te entran una serie de preguntas que tienen como base, la baja autoestima. Preguntas como: "¿estaré a la altura?", "¿qué expectativas tendrá?", "¿y si no le gusta?"… Cada relación sexual es diferente, con lo cual, no debes caer en estas cuestiones porque, si se trata de un vínculo sano, nadie va a estar comparando cómo es el sexo. Es un viaje diferente cada vez.

Como explica una investigación realizada en la Universidad de Nottingham y publicada en la revista The Journal of Sex Research, aunque se vea como positivo que la persona tenga un buen recorrido con otras personas, tanto hombres como mujeres prefieren que el número de exparejas sexuales no sea muy alto. Nuestro consejo es ir siempre con la verdad por delante, si la persona que va a ser tu pareja quiere saber el número, pues cuéntaselo. A veces, no es realmente necesario saberlo, lo ideal es que no signifique algo negativo, sino algo con lo que sentirse bien. 

La mayor parte de las inseguridades que se observan en este ámbito vienen por dos vías: en primer lugar la persona que hace la pregunta teme que, si el número de relaciones sexuales es muy amplio, su pareja puede haber estado bastante expuestx a enfermedades de transmisión sexual. En segundo lugar la persona que hace la pregunta teme que la pareja sea propensa a cometer infidelidades. Todo esto no está sino en la mente de quien siente inseguridad. Es muy necesario saber que si esa persona está contigo y tiene sexo contigo, es porque quiere estar y tener sexo contigo. 

Ahora bien, si por algún motivo sientes que estos encuentros sexuales no son satisfactorios la respuesta está, como siempre y como todo, en la comunicación. Habla del tema, pregúntale qué le gusta, prueba cosas nuevas, abre la mente a prácticas diferentes… Hay un enorme universo por descubrir en el ámbito sexual. Además, hay algo sumamente importante que muchas veces no tenemos en cuenta y es: ¿qué tiene que ver su pasado sexual con su situación actual? Si eres capaz de juzgar a una persona por las relaciones sexuales que ha tenido, desde luego tus prioridades a valorar son bastante cuestionables.

Aunque todo esto suene extremadamente bonito y sano, la mayor parte de las veces esta cuestión nos hace sentir dudas. Tanto por la respuesta de la persona como por la nuestra propia. Muchos expertos reconocen que en este ámbito cuando se responde se tiende a maquillar la verdad según la persona con la que estamos. Si es el típico perfil de persona atractiva que se nota que ha ligado un montón (o al menos así se percibe), solemos redondear un poco más arriba del número real. Si el perfil es el contrario, redondeamos un poco hacia abajo. Queremos no solo estar a la altura de la otra persona sino, además, no hacerla sentir inseguridad

Una fórmula para abordar este tema con una perspectiva sana es que no sea a modo de competencia, sino una especie de juego para conocer más a la otra persona, para ello puedes preguntar cuál ha sido el sitio más raro donde lo ha hecho o preguntar cuáles son sus fantasías más locas y luego proponer llevar a cabo algunas. En definitiva hay que saber que el número de relaciones sexuales pasados no es tan importante y que no debes sentirte menos o más según la cantidad. Es una información que forma parte de su pasado, como otras tantas vivencias que ha podido tener y que manejamos con mucha más naturalidad y madurez.

CN