Cómo convertir una amistad en una relación sin dramas

Aunque pueda sorprendernos, el 68% de las relaciones románticas surgen de una amistad

Si eres una persona soltera y, en el fondo de tu corazón, aunque no lo reconozcas delante de los demás, estás como locx por encontrar a alguien con quien compartir tu vida, probablemente deposites tus fantasías en la posibilidad de dar con esa persona especial en Tinder, en el autobús o en la puerta de una discoteca. Nadie, o casi nadie, piensa en sus amigxs. Y es extraño porque, como apunta el psicólogo Arash Emamzadeh en una publicación para Psychology Todayel 68% de las relaciones románticas empiezan como una amistad. Es el camino más habitual hacia las parejas sólidas y duraderas.

Todo empieza con una amistad

Pero tiene sentido que no contemples la posibilidad. Según este mismo especialista de la Universidad Británica de Columbia en Canadá, y basándose en una investigación publicada en la revista Social Psychological and Personality Science, "solo una pequeña parte informa haberse sentido atraídx sexualmente desde el principio o haber tenido la intención de usar la amistad como una estrategia romántica". Para la mayoría de quienes tienen una pareja que antes solía ser su amigx, las cosas sucedieron muy orgánicamente, poquito a poco, sin ninguna pretensión durante mucho tiempo. Solo eran colegas.

Así que en estos momentos resulta imposible que veas a ningunx de tus amigxs como algo más. Pero, aunque te parezca utópico, aunque creas que nunca sentirás lo que debes sentir por ellxs, la realidad científica es que es bastante plausible. Un fenómeno que ocurre gracias al desarrollo de la intimidad. En palabras de este psicólogo y genetista, "la intimidad basada en la amistad se desarrolla entre dos amigxs durante meses o años antes de que empiecen a experimentar interés romántico y deseo sexual el uno por el otro". En serio, podría pasar una década antes de que explote la chispa. Pero ahí está.

Una buena base para la relación

Y la mejor noticia al respecto es que las relaciones que comienzan así, como simples camaradas, suelen ser las relaciones más saludables. ¿Y cómo no iban a serlo? No tienes que ir descubriendo los secretos de esa otra persona durante años. No tienes que llevarte sorpresas desagradables. No tienes que fabricar una intimidad y una comunicación efectiva. Todo eso ya lo tienes. En ese sentido, la amistad sirve como un termostato que te permite conocer los aspectos más importantes de la otra persona, así como vuestra compatibilidad. Pero, claro está, debe comenzar como una amistad real. Lo demás es trampa.

En cualquier caso, Emamzadeh recomienda no perder de vista los resultados de esta investigación. No tiene sentido que acudas al primer amigx que encuentres y te cargues la amistad forzando algo que no fluye. No es así cómo deben tener lugar estas transiciones. Pero tener la mente abierta ante lo que pueda pasar y ser consciente de que todo puede cambiar en un chispazo, quizás sirva para no caer en la desesperación. Sobre todo si eres de lxs que deseas una pareja estable y te llevas una decepción tinderiana tras otra. No todo está en lo desconocido. No todo está en lo nuevo. Podría ser quien menos esperas.