Tinder dice que la pandemia nos ha vuelto mucho más románticos

Gente: el romance no ha muerto, de hecho (según Tinder) desde que empezó la pandemia está más vivo que nunca.

Tú más romántico que leer a Becker en un cementerio y el mundo tan… tan Tinder. La vida en los últimos tiempos se ha vuelto mucho más de match, copa y si te he visto no me acuerdo que de cartas de amor y suspiros mirando por la ventana. Puede que hiciera falta una pandemia mundial para que los románticos recuperaran su lugar en el mundo. O, al menos, eso es lo que dice Tinder.

Resulta que desde que esto del covid puso nuestra vida patas arriba sus algoritmos han detectado un 81% más de veces la palabra “cortejo” en las bios de Tinder en comparativa con febrero del año pasado. Y no, no estamos hablando de los seniors, estos datos hacen referencia a las personas de entre 18 y 25 años, es decir, Gen Z. La app de ligue cree que puede estar relacionado con la reciente popularidad de dramas de época como Los Bridgerton en Netflix, Pero eso no es todo, el término “flirting” (cuya traducción más honesta al castellano sería “coquetear”) también lo ha petado en las bios de la gente joven con respecto al año pasado: un 132% más. Estamos en shock con que la Generación Z ligue a través del cortejo y el coqueteo, sinceramente. 

Aunque si lo pensáis no es la primera vez que esto del romance old school se pone encima de la mesa desde que empezó la vida pandémica. Con el cierre de bares, discotecas y prácticamente cualquier lugar donde normalmente las personas solemos tener nuestras primeras citas todo se volvió muy años 50, o casi victoriano. Ahora todos los encuentros son de paseito o picnic por el parque, si acaso una visita al museo. Muy a la vieja usanza. 

Creo que todxs estaremos de acuerdo en que la pandemia ha sido especialmente dura para la gente soltera. Los sentimientos de soledad, la falta de cariño y contacto físico y, sí, también de sexo, han estado exacerbados por una situación sin precedentes a nivel mundial y medidas gubernamentales que han restringido el poder conocer a gente con normalidad. Esto ha propiciado que mucha gente se lance a relaciones que en otro contexto hubiese dejado pasar de largo por “no estar solo”. Si tienes pareja y parte de tus amistades está en una historia amorosa a medio gas de este tipo, no juzgues, no sabes como te comportarías en su situación. Probablemente de forma muy similar. La duda que queda en el aire es, ahora que el cortejo y el coqueteo vuelven a estar de moda y las discotecas cerradas parecen a años luz, ¿volverán los domingos de baile en la plaza como en los tiempos nuestros abuelos? Ay, ojalá sí.