Si no eres capaz de ponerte en el lugar de tu pareja tu relación está condenada al fracaso

Para prosperar emocionalmente te toca entender sus preocupaciones, sus problemas, sus inquietudes, todo lo que pasa por su cabeza

Todos los psicólogos, sexólogos y terapeutas tienen mil consejos sobre cómo superar los baches en una relación y prosperar. Escuchaos, comunicaos, entendeos, cuidaos… Muchas palabras que tienen como base lo mismo: la empatía. Sin empatía, es decir, sin la capacidad de ponernos en el lugar del otrx, las relaciones se van al traste.

Como explica el psicólogo Andrés Carrillo en un artículo de Psicología y mente, “en las relaciones de amor la empatía es indispensable para que la pareja consiga superar las adversidades propias de la convivencia afectiva”. Cuando falta esta empatía, la relación es disfuncional, negativa, destinada al fracaso.

Imagen relacionada

¿Qué es la empatía?

Lo primero es lo primero. ¿Qué es la empatía? “La capacidad que tienen las personas para colocarse en el lugar del otrx, sentir el dolor de otras personas como tuyo y compadecerte por ellas”, define Carrillo.

La coach Beatriz Anguís Sánchez añade que empatía “no es solo ponerse en el lugar del otrx”, sino que hay muchos factores que te convierten en una persona empática. Por ejemplo, saber escuchar e interesarse lo que te dicen (pero prestar atención activa no es fácil, como te explicamos en otro artículo), poder interpretar las señales no verbales de lxs otrxs (es decir, entender si está cómodo, si no quiere seguir hablando, si está interesado…), también mostrar comprensión (entender que todas las opiniones, ideas y emociones son válidas en tanto que el otrx las está sintiendo) y prestar apoyo emocional (preguntar siempre a los demás si les puedes ayudar en algo y animar a todos a comunicar sus problemas).

Queda claro que empatía es muchas cosas, y siempre tienen que ver con crear una relación más amorosa, amistosa, afable y todo de sinónimos bonitos que revelan que te preocupas por los demás.

Cuando no hay empatía en la relación

“La persona que no recibe la empatía se ve en una situación de vulnerabilidad”, está sola, porque aunque tiene una relación, su pareja no hace ningún esfuerzo por entender su dolor o las cosas que le inquietan. Piénsalo: ¿sabes por qué a tu pareja le molesta tanto que bromees sobre lo sexy que es esa persona del trabajo? ¿O qué motivos tiene para saltar a la mínima cuando dejas los platos en el fregadero sin limpiar? ¿O por qué se enfada tanto cuando no le dices nada en todo el día o solo respondes un “jaja”? Quizá es que no estás intentando comprender su personalidad ni por qué están causándole dolor tus actitudes. No te pones en su lugar, en su mente.

Tampoco es cuestión de ceder en todo. Quizá tiene manías muy raras y tú no tienes por qué adaptarte a ellas. Pero, como mínimo, tienes que entender qué pasa por su cabeza. Tienes que entender por qué no soporta cosas que a ti te parecen tan mínimas y superficiales. Porque entendiéndolo puedes empatizar y, quizá, hacer pequeños gestos para que esas pequeñas cosas que tanto le molestan le sean más fáciles de llevar y vea que, de verdad, intentas facilitarle la vida. 

Un ejemplo muy común: las personas que son muy despegadas de las tecnologías que salen con alguien más enganchado. El despegadx no responde nunca, y el otrx, que necesita compartir sus momentos constantemente, se siente solx. Al final discuten porque no pueden empatizar el unx con el otrx. Con empatía, ambos ceden. El despegadx mira un poco más el móvil para que su pareja se sienta acompañadx, el otrx tampoco abusa del móvil, le cuenta más cosas a sus amigxs y se reserva las tonterías diarias para contárselas cara a cara cuando se vean. Gracias a la empatía son capaces de ceder un poco más y, sin hacer grandes sacrificios, acercarse a las necesidades mutuas.

Pero sin ella, sois un nido de frustraciones y la relación se desgasta. “Sin empatía algunas relaciones son capaces de durar algún tiempo, pero por lo general terminan en malos términos”, asegura Carrillo. No ser capaz de comprender (de verdad) a tu pareja, sus necesidades, inquietudes y preocupaciones te asegurará la ruptura.

Resultado de imagen de love netflix gif

En definitiva, si no ofreces empatía a tu pareja estás infligiendo dolor afectivo. Aunque no sea un maltrato explícito, no estás acompañando a nivel emocional, por lo que dejas desamparada a tu pareja. “Los miembros deben estar vinculados emocionalmente”, recomienda Carrillo. Es decir, la tristeza de unx debe ser la tristeza del otrx. “Partiendo de esa conexión afectiva se pueda llegar a las mejores soluciones de manera conjunta”.