Estos son todos los beneficios de masturbarte en pareja

Es una buena forma de conocer mejor al otro en la cama y enseñarle lo que te gusta

La masturbación es una de las vías más rápidas y eficaces para conocer nuestro placer. No necesitamos a nadie ni a nada, podemos tirar de nuestra mano y nuestra imaginación, y el resultado puede ser mejor que un buen polvo. A pesar de que normalmente se relaciona con el onanismo, también se puede practicar la masturbación en pareja. De hecho, es el mejor invento del mundo y os vamos a explicar por qué.

Los beneficios de la masturbación

La masturbación, ya sea en solitario o en pareja, tiene diferentes beneficios físicos y psíquicos. Además, es una gran fuente de conocimiento de nuestro propio cuerpo, placer y gustos sexuales. Se ha demostrado, según apunta el portal de Platanomelón, que las personas que practican la masturbación desde una temprana edad disfrutan más de sus relaciones sexuales.

Entre los beneficios físicos, se encuentra la mejora del sistema cardiovascular, ya que el corazón late más fuerte y bombea sangre y oxígeno a todos los tejidos del cuerpo por la excitación sexual. También mantiene en funcionamiento los órganos genitales y del suelo pélvico (gracias principalmente a las contracciones provocadas por el placer y los orgasmos), ayuda a aliviar los dolores menstruales y las cefaleas (tiene efectos analgésicos), reduce el estrés y ayuda a conciliar el sueño y fortalece el sistema inmune (ayuda a prevenir infecciones). Por otra parte, hay los beneficios psíquicos, como el autoconocimiento sexual (¡muy importante para disfrutar del sexo!), nos ayuda a entender cómo funciona nuestra respuesta sexual (como nos excitamos, cuando llegamos al orgasmo, cómo es el período refractario, etc.) y nos hace sentir más felices, ya que el autoerotismo produce las mismas sustancias en el cerebro que realizar actividades que nos gustan. Además, durante la masturbación segregamos dopamina, lo que nos induce a un estado de bienestar.

Los beneficios extras si lo hacemos con pareja

Masturbarse con la pareja también tiene beneficios, que se suman a los ya comentados. Puede ser una buena forma de enseñar a nuestra pareja nuestros puntos de placer, tempos, deseos sexuales y como nos gusta que nos estimulen. También promueve el deseo sexual (puede ser una buena preludio de la penetración o se puede ir compaginando) y amplía el imaginario erótico (nos puede ir susurrando lo que nos haría, por ejemplo).

El hecho de masturbarse con la pareja también amplía el repertorio erótico y los juegos que se pueden hacer en la cama. Puede ser una forma de practicar sexo nueva y que se salga de lo que ya habéis hecho una y otra vez. Además, como todos sabemos que es muy complicado que nuestro deseo y tempo vaya de la mano al de la pareja, puede ser una buena forma de dar respuesta a nuestras necesidades personales y acabar satisfechos.