Abre un local para que vayas a masturbarte con tus amigos

Abre en Alcorcón un local para la masturbación grupal inspirado en una práctica de hace décadas más común en los Estados Unidos

El blog lleva años abierto y el bar de copas también, pero ahora, desde hace unas semanas, ambos se han encontrado. Pajas entre Colegas tiene un local sede en Alcorcón, Madrid, donde se celebrarán eventos de masturbación grupal masculina. El primero fue el mes pasado. 

Lo explica en un reportaje reciente la revista Icon, de El País, en la cual se explica cómo es la ambientación del local y cómo funcionan estos eventos, en los que “generalmente, quien acaba no se suele ir” y en los que, entre paja y paja, “la gente charla como colegas”, detalla el artículo. Tomar unas cañas, charlar un rato, hacerse unas pajas unos a otros, con total respeto mutuo y sin discriminación, es el plan. 

Eso sí, el propio blog tuvo a bien publicar las preguntas y respuestas completas del periodista y explican que el redactor del reportaje rechazó la invitación de asistir a ver el evento. “Al ser un evento de naturaleza especial, me lo estoy pensando y por eso prefiero preguntar primero”, dijo el periodista según el mismo blog. 

En la presentación de su web, Pajas entre Colegas se define como “un grupo privado” que ofrece a hombres adultos la “oportunidad de masturbarse con otros hombres afines”. ”Soy un tío que disfruta masturbándose con otros hombres”, se define el creador del blog. “Me encanta ver a un hombre darse placer a sí mismo de la forma correcta y luego correrse”, añade. 

El reportaje de Icon explica que el concepto club de pajas se remonta a hace años y que es más común en Estados Unidos, donde hay 18 clubes. En otros países anglosajones como Canadá y Australia existen dos clubes así y en Reino Unido, uno, según el mismo artículo citando The Bator Blog, especializado en masturbators, como se conoce a los aficionados a esta práctica. 

Pajas entre Colegas tiene previstos tres eventos en lo que falta para que acabe el mes de abril, dos en Madrid y uno en Bilbao, donde ha cancelado algunos encuentros recientes. La entrada vale 15 euros y en el local, según cuenta Icon, suena música de jazz.

En su blog, Pajas entre Colegas explica prácticas como la ducha anal o la llençolada, una práctica sexual que según explica se remonta a la Edad Media y consiste en que un grupo de hombres se siente alrededor de una mesa cubierta con una sábana y que, por debajo, otro hombre o mujer haga una masturbación o felación a uno de los hombres, que tiene que disimular que es él quien está recibiendo el estímulo. 

Así, se trata de una comunidad que trata de exaltar una práctica muchas veces relacionada al poco éxito en las relaciones sexuales con otras personas, la masturbación, que ya fue perseguida en sus días por la Iglesia católica y hoy en día es considerada todo un símbolo de aburrimiento entre los hombres. ¿Cambiará eso con la proliferación de estos clubes? ¿Estará mejor visto el pajillero?