El arcoíris del amor te dice si tienes la relación que quieres

Para que tu relación vaya bien, tiene que tener elementos rojos, amarillos y azules (pasión, respeto y compañía)

En algún momento debes haber hecho la lista de gente con la que te has acostado. Entre ellxs debe haber desde polvos de una noche hasta esa pareja a la que fuiste fiel durante años. Tú eras la misma persona, pero ellxs tenían distintos perfiles que sacaban de ti cosas diferentes: pasión, amor, cariño o curiosidad porque sí, existen diferentes formas del comportamiento amoroso. La psicología social y, en concreto, el psicólogo y sociólogo canadiense John Alan Lee propuso seis formas de amar. A partir de estas formas Clyde Hendrick y Susan Hendrick, psicólogos e investigadores, escribieron Teoría y método del amor, donde evalúan cómo funcionan estas formas, sus respectivos apegos y la frecuencia en la que pueden existir. Las seis formas se dividen en tres tipos de amor primarios y tres tipos de amor secundarios.

John Alan Lee plantea estas fórmulas de amar al igual que los colores. Explica que el amor más enriquecedor es que el que es azul, rojo y amarillo. El azul hace referencia a la compañía, el rojo a la pasión y el amarillo al respeto. Si tienes estos tres ingredientes, tu relación puede ir bien. Y cada uno de los tres tipos de amor primarios, si se mezclan entre sí, darían los otros tres tipos de amor, los secundarios. Estuvo toda su vida trabajando en ella mientras que la compaginaba con su activismo social, defendiendo los derechos de la comunidad LGTB y el derecho del suicidio asistido.

Tipos de amor primarios

Ludus

Se trata de una persona que ve el amor como un juego. Esto no quiere decir que sus intenciones sean malas. Simplemente es una persona que evita el compromiso, a la cual no le gusta cerrarse, prefiere conocer a varias personas a la vez y su apego es menos potente. Vive el amor como una fórmula para desarrollar sus conquistas, como si fuera un deporte en el que existen trofeos. Aunque sus intenciones no sean para nada negativas, esta actitud puede causar daño a otras que no lo vivan así. Es de color amarillo, el respeto.

Storge

Este tipo de fórmula es aquella en la que amar es una expresión evolucionada de la amistad. Se empieza con una relación de amigos o de compañeros y, poco a poco, se alcanza un nivel en el que se comparten otras vivencias. Por lo general quien vive el amor de esta manera busca que exista (lo hace de forma inconsciente) una afinidad de intereses, de gustos y de compromiso. Quienes entienden que el amor debe ser así buscan una especie de igualdad entre entrega y trabajo por la relación. Por ejemplo, una relación entre alguien ludus y alguien storge, podría no ser compatible a la larga. Es el azul, la compañía.

Eros

En quien predomina la forma eros de amar, entiende las relaciones a través de la pasión tanto física como emocional. En la actualidad podría verse, también, como la definición del conocido amor romántico. Esto es porque las relaciones afectivas se entienden como un vínculo idealizado en el que la entrega tiene que ser total, llegando a pensar que dos personas deben fusionarse hasta formar una. La atracción es intensa, casi siempre comienza de forma corporal donde predomina lo estético, una belleza que entra por los ojos y que enciende el cuerpo. Es la pasión, el rojo.

Tipos de amor secundarios

Ágape

Este tipo de amor es el que se encuentra entre eros y storge (sería el violeta). No termina de ser ninguno de los dos pero comparte ingredientes de cada uno. Quien tiene esta forma de amar valora, en ocasiones, las emociones y las preocupaciones de la otra persona por encima de las propias, busca de forma natural que la otra persona se sienta querida y arropada a la vez que desea recibir esa misma cantidad de afecto. Son personas comprometidas que valoran y que viven con pasión una relación fuerte. Si detectan que están solxs en este camino, podrían ser firmes a la hora de entender que es momento de buscar a otra persona.

Manía

Es una forma de amar intensa y posesiva. Está entre eros y ludus (naranja) y es, a veces, la forma en la que se ha representado el amor en la cultura. Por lo general este tipo de amor se vive en la etapa más adolescente, en la cual se cree que hay que darlo todo por alguien, que no importa la individualidad y que todo es intenso, fugaz y extremadamente pasional. 

Pragma

Es la forma de amar, diríamos, más práctica. Es un amor más frío conducido por los pensamientos y no tanto por los impulsos afectivos. Es aquel que está entre el ludus y el storge (un color verde). Quien ama de esta manera sabe perfectamente qué quiere en una relación. A pesar de no mostrar abiertamente que ama con intensidad, se entiende que es una persona comprometida.

CN