Por qué siempre te acabas fijando en las personas con pareja

Parece que siempre eliges mal o que los flechazos te llegan cuando no es el mejor momento pero la verdad es que detrás de ese gusto hay algo escondido

El amor que no se corresponde no es algo deseable. Parece que, a lo largo del tiempo y en algún momento, nos tocará sufrir por amor. A veces sucede por estar dentro de una pareja tóxica, a veces porque tenemos que pasar por una ruptura y otras veces porque nos enamoramos de personas que no sienten lo mismo por nosotrxs. Esto se puede desarrollar de maneras distintas, quizás te gusta alguien y esa persona parece que tiene interés pero después de un coqueteo, empieza a darte largas hasta que llega al ghosting. Y claro, luego te enteras que tiene pareja y aunque eso sea así tu interés no hace sino crecer.

Otra manera es que le gustes tú a alguien y tú no estés interesadx. Aunque se lo comunicas parece que no acaba de pillar la indirecta. Luego puedes plantearte que sea buena idea intentarlo, así que aceptas tener una cita. Va bien pero tampoco es nada del otro mundo, así que optas por no seguirle la corriente. Aunque te llevas bien con esa persona, pasas del plano romántico y parece que está más interesadx en ti que nunca. Así que, ¿qué ha pasado? ¿Por qué parece que el amor no correspondido es el más deseado?

Desde Medium explican lo que sucede utilizando el siguiente ejemplo: “en un mercado libre capitalista, la oferta y la demanda, generalmente, determinan el precio de los bienes y servicios. En términos generales, cuanto mayor es la oferta y menor es la demanda, más barato es el producto. Es por eso que los productos o servicios que son escasos se valoran más y tienen un precio más alto”. Ahora traslademos esta lógica al universo de las relaciones de pareja: la escasez o el ‘no estar disponible’ juego un papel en el interés que tenemos hacia las personas.

Si se trata de una persona que está todo el día cerca de ti, que te muestra interés sin parar, que quiere quedar contigo o que no tiene miedo de decirte que le gustas y de resaltar todas tus virtudes, puede ser normal que el interés que tú tengas hacia esa persona o bien desaparezca o bien no exista. Esto no es un invento, tiene un motivo psicológico: “se engloba dentro de la llamada psicología de la reactancia y quiere decir que cuando algo es más raro, está menos disponible o escasea, tendemos a quererlo y a valorarlo más”.

Aunque no tienen una relación directa podríamos decir que hay algo de adicción en estos términos. Por ejemplo, cuando estás en una relación tu cuerpo recibe dosis de dopamina porque hacéis cosas placenteras juntxs. Si esa relación se acaba, los ‘efectos de la adicción’ se pueden sentir en la forma en la que echas de menos muchísimo esas subidas de dopamina que solías experimentar. Lo mismo sucede cuando se trata de un amor no correspondido: se genera una especie de adicción a las imágenes que has desarrollado en tu cabeza imaginando cómo podría ser esa relación que no existe.

La realidad es que no puedes quedarte viviendo en ese mundo de fantasía y no puedes esperar a que esa persona reajuste su vida y venga a enamorarse de ti. Lo ideal es ser selectivx con las personas a las que le dedicas tu tiempo y tu atención. Trata de no forzar nada que no salga naturalmente y recuerda siempre que lo que sucede en tu imaginación no es la realidad. Además, no solo es cuestión de mantener tus prioridades en orden sino también recordar que hay muchas más personas ahí fuera.