8 verdades sobre el amor que aprendemos demasiado tarde

Quizás teniendo consciencia de que existen puedas aprenderlos ahora y no arrepentirte en el futuro

Las experiencias son las que nos ayudan a aprender todo lo necesario para seguir hacia delante. Es por ello que las relaciones sentimentales cuando empiezan, cuando acaban o cuando se construyen nos van dejando aprendizajes que luego tendremos en cuenta (o no) en las próximas parejas. Algunas de esas lecciones se aprenden de manera complicada o, lo que es peor aún, se aprenden cuando es demasiado tarde. Porque si no, ¿cuántas veces hubieras tomado otra decisión si hubieras sabido que estabas escogiendo el camino que os llevaría a la ruptura? Ahora hay algunas cosas que ya sabes pero seguro que quedan muchas por conocer. Es por ello que aquí traemos estas ocho realidades sobre el amor que debes tener en cuenta.

1. La felicidad no está con tu pareja

No estamos diciendo que una relación sentimental no pueda generar la felicidad. Esto es falso, claro que puede generarla y lo hará. Lo que es importante en este punto es que si no eres feliz estando sin pareja, una relación no solucionará eso. Por eso es importante decidir entrar en una relación cuando estés bien contigo mismx.

2. No puedes obligar que te quieran

No importa cuántas acciones se hagan en una relación o cuántas cosas se construyan, a veces si alguien no tiene el mismo sentimiento por ti, por lo general, no es posible cambiarlo. Si haces que esto ocurra aunque todo te indique que no, estarás forzando el amor y no se trata de algo que haya que forzar.

3. No, el amor no es suficiente

Resulta que solamente el sentimiento no vale para que una relación funcione. Hay que respetarse, cuidar la relación, trabajar en ella. Esto se ve con el tiempo. Te duele mucho romper con alguien porque te invade una sensación enorme de angustia pero si consigues verlo de forma objetiva puedes darte cuenta que por mucho que os queráis, es mejor que cada unx siga su camino.

4. Tu pareja no adivina lo que piensas

No puedes dar por sentado que la otra persona entenderá absolutamente todo de ti. Esto también está contagiado por las expectativas que se tengan. Si esperas que la otra persona se comporte o haga lo que tú deseas y no sucede, no puedes cabrearte. No tengas miedo en mostrar lo que aprecias de esa persona y lo que te gusta. La comunicación es esencial aunque llevéis muchísimos años juntxs.

5. No está bien intentar cambiar a lxs demás

Esto se repite a lo largo de todas las guías que puedan existir para las relaciones sentimentales. Y si se repite es porque no se acaba de entender. Es cuestión de entender a la otra persona y de que ambas personas puedan sentirse cómodas dentro de la relación. Si la personalidad de alguien te hace sentir incómodo o infeliz hasta el punto de querer cambiar quién es, probablemente estés con la persona equivocada. 

6. Comparar no sirve de nada

Compararte con otras personas no sirve para nada y tampoco sirve comparar tu relación con otras relaciones. Todas las parejas son diferentes y cada una tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Sal de Instagram porque lo que se ve ahí no es real.

7. Es real: es mejor estar solx que mal acompañadx

Esta forma de pensar también se repite mucho. No está bien estar en una relación solo por el hecho de estar. Si ya tienes pareja y te parece cuesta arriba empezar de cero, estarás cerrando las puertas para conocer a otras personas. Nunca es tarde para construir una nueva relación. Lo importante es que si no quieres seguir con alguien, te atrevas a vivir esa soledad que, por cierto, tiene muchos positivos.

8. Mejor si hay objetivos

Tanto tú como la otra persona podréis ir cambiando a medida que estáis en una relación. Si estás con alguien que no está interesadx en crecer y en evolucionar como persona, verás que, poco a poco, te irás distanciando. Es necesario que la otra persona tenga la mente abierta, se atreva a cambiar, a probar y que, por supuesto, también tenga un proyecto propio por el que luchar.