Los 8 motivos más probables por los que tu pareja acabará engañándote

Y la mayoría no tienen nada que ver con si tu pareja ya no te quiere o se ha desenamorado, así que quizá deberíamos aprender a perdonar

Estar en una relación monógama y que tu pareja sea infiel es un shock emocional, y prácticamente todos coincidiríamos en que es devastador. De hecho, es la principal causa de ruptura en las relaciones y entre el 20 y 25 % de las personas han engañado a sus parejas, según el estudio que cita el portal Psychology Today. Una de las preguntas que más se repiten cuando lxs engañadxs van al psicólogo es preguntar: ¿por qué? ¿Por qué a mí? ¿Qué hicimos mal? Precisamente, esas son las preguntas que quiere responder la psicóloga Theresa E DiDonato en el artículo, buscando los 8 motivos más repetidos por los que engañamos.

Resultado de imagen de we were on a break gif

1. El primero, obviamente, es el desenamoramiento. Cuando ya no quieres a tu pareja pero vuestra vida en común está muy solidificada es normal buscar otras personas que te llenen un vacío que tu pareja ya no puede. Estos son algunos de los cuernos más peligrosos, porque advierten de que ese amor está finalizado.

2. La segunda opción es para tener nuevas experiencias. Muy relacionada con la anterior, cuando una relación larga llega al aburrimiento, algunas personas necesitan volver a sentir el morbo de tener un encontronazo sexual con alguien nuevo. Es una forma de volver a sentirse deseado y de jugar a la seducción, aunque no quiere decir que no quieras a tu pareja. Simplemente necesitas salir durante un rato de algo que se estaba volviendo rutinario.

3. Un factor de infidelidad que es muy alto entre mujeres es el sentirse descuidadx. De nuevo, cuando la relación se vuelve monótona damos por supuesto a nuestra pareja y dejamos de cuidarla. En esta situación, algunxs optan por una infidelidad para volverse a sentir cuidadxs y deseadxs.

4. Por haber bebido. No, no todos los motivos para engañar son estar mal en la relación. A veces simplemente entra el hecho de estar fuera de sí por unas copas de más y acabar acostándote con alguien que en situación normal hubieras dejado pasar.

5. Más de la mitad de ‘engañadores’ que participaron en el estudio (Un 57%) reconocieron que si engañaron a su pareja fue por puro ego, para subirse la autoestima, porque así se sentían que seguían atrayendo a gente fuera de su relación.

6. Otros engañaron para castigar a su pareja tras una acalorada discusión. Es decir, se enfadaron y fueron a buscar una aventura para vengarse, herir al otrx y sentirse ganadorx moral de la pelea.

7. La falta de compromiso también es otro típico motivo de engaño. Es decir, estar en una relación por la que no apuestas demasiado y no tienes ganas de construir juntos un proyecto demasiado serio. Sí, estáis juntos, pero, ¿por qué? Si esa es tu situación, entonces te da igual engañar a la otra persona. No te importa que se pueda romper el proyecto amoroso si no crees en él.

8. Finalmente, otro motivo que impulsa a engañar aunque haya amor en la relación es la falta de comunicación sexual. Es decir, tú tienes mucho deseo sexual y tu pareja no (o viceversa). Entonces acabas metiéndole los cuernos por el simple motivo que quieres follar con más frecuencia de la que tienes en tu relación actual. Sin ningún tipo de lectura emocional.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Estos, no obstante, son ocho tipos generales que no tienen por qué aplicarse a tu situación personal. Lo mejor para poderte responder las preguntas de “¿por qué me engañaron?” es ir a terapia y entrar a fondo en tu situación. Y, al final, ver si eres capaz de perdonar. Porque, como demuestra este listado, muchas veces los cuernos no tienen tanto que ver con el amor sino con la rutina o con una mala decisión. Así que si ambos os queréis y no quieres renunciar a vuestra relación, deberíais ser capaces de encontrar herramientas para perdonarlos y superar ese desliz.