6 detalles que hacen que una relación sea fuerte e indestructible

Sin duda alguna hay ingredientes característicos que pueden hacer que una pareja sea fuerte y pueda tener un futuro alejado de aspectos tóxicos

Todas las relaciones tienen sus partes malas y sus partes buenas y justamente por ello abundan los temas que pueden hacerte (o haceros) percibir si la relación va por el buen camino o no acabará de funcionar. La gran mayoría de expertos en relaciones tienen clara (y muchos también, casi por lógica) cuáles podrían ser las principales características que hagan que una relación sea fuerte, sana y duradera. Lo que también es imprescindible es que, desde el principio, ambos miembros de la pareja sepan lo que quieren para sus vidas y puedan dejárselo claro unxs a otrxs. Este aspecto, aunque es complicado de saber y conocer, es útil para no confundir y no caer en relaciones frustradas. Lo mejor y lo menos tóxico es dejar surgir el amor de manera natural. Si tienes una relación y quieres saber si vais bien, quizás te ayuden estos 6 aspectos.

1. Sí, comunicación

No nos vamos a cansar de repetir que una buena comunicación es imprescindible para que una relación vaya bien. Todxs lo tenemos claro pero seguimos sin ponerlo en práctica. Hay que aprender a decir qué y cómo nos sentimos justamente cuando lo sintamos. Muchas personas caen en dejar pasar estos aspectos que, poco a poco, se van guardando dentro y un día terminarán por explotar. Y ojo que, aunque esto sea así, no debemos confundirlo con sincericidio, no hay que soltar absolutamente todo lo que se nos pase por la cabeza, hay que reflexionar y saber diferenciar qué aspectos es necesario comunicar.

2. Tiempo juntos y solos

Cuando estéis juntos podrías fijarte si realmente estáis compartiendo el tiempo. Si tú le cuentas cosas y te escucha y viceversa. Nada de tener móviles entre las manos o actuar de forma automática. Es necesario mirarse a los ojos o simplemente estar juntos compartiendo el silencio. El tiempo en pareja real es necesario, sí, pero también hay que guardarse ratos para la soledad. Sobre todo porque estar bien con unx mismx es imprescindible para estar bien con el entorno y, por tanto, con la pareja.

3. Viva el optimismo

Parece que, a medida que unx va haciéndose mayor, la vida se torna más complicada. Tenemos más responsabilidades, más deudas y más obligaciones y nos parece que todo es más negativo. Sucede un poco igual con las relaciones: cuanto más tiempo llevamos, los aspectos negativos empiezan a tomar protagonismo. Que no cunda el pánico porque esto es normal. El problema aparece cuando solamente lo malo ocupa nuestra atención. En ese momento es importante recordar lo que os gusta de cada unx, qué hizo que os conocierais o cómo os enamorasteis. Y sobre todo, hay que aprender a fijarse en los pequeños detalles de la rutina que son buenos, porque existen.

4. Una pausa en las peleas

Es normal que en mitad de las discusiones el tono vaya aumentando cada vez más. Cuando estamos dentro de una pelea con tanta intensidad, a veces, perdemos la capacidad de frenar un instante y reflexionar en calma. Sí, esto es muy difícil pero no es imposible. Si no podéis hacer una pausa en mitad de estas batallas verbales, no podréis llegar a una misma conclusión y eso irá deteriorando poco a poco la relación. Hay que aprender a parar cuando veamos que se está yendo de las manos. A partir de ahí calmarse, tomar el aire, aclarar vuestros argumentos y volver a hablar. Esta medida hará que la relación sea más fuerte.

5. Pequeños detalles

Lo más mínimo, a veces, puede cambiarle un día horrible a alguien. Como ya sabemos, es necesario cuidar la relación, alimentarla pero ¿cómo? No hace falta hacer regalos, es verdad. De hecho, como decíamos antes, compartir tiempo juntos hará que la relación sea más fuerte. Ahora bien, hay pequeños detalles —pequeñas demostraciones de amor— que darán alegría a la otra persona y que harán que cada instante sea más mágico. Por ejemplo, hacer algún halago de repente sin que la otra persona lo espere, dejar unos post-it de amor en la nevera, una ducha juntos… Como tantas veces repetimos: menos es más.

6. Fuego y no cenizas

Teníamos que hablar de la importancia del sexo y de disfrutar de él tanto a solas como en pareja. Mantener el fuego encendido es imprescindible para que una relación sea fuerte. Aunque no lo sepamos, que la chispa esté viva y que exista una buena conexión sexual es bastante importante. Para que la pasión siempre esté, podemos probar nuevas experiencias como juguetes sexuales o pornografía con la que podáis disfrutar. A veces la rutina nos hace caer en comportamientos automáticos y parece que se ha terminado el deseo pero no es más que el vaivén de lo cotidiano.