5 frases que podrían salvar tu relación de una ruptura inminente

En algunas ocasiones solo hace falta un poco de empatía o de comprensión para que mengüen las preocupaciones o las discusiones que pueden hacer que una pareja llegue a romper la relación

No entiendes la forma de pensar de tu pareja. Simplemente no te cuadra y, además, no te parece necesario hacer ningún esfuerzo por comprender qué puede pensar o qué puede estar sintiendo. Llegas a la conclusión de que tenéis maneras distintas de ver las cosas y eso no está mal. A ti, por lo menos, no te parece un problema. Pero en una relación, casi siempre, suele haber formas diferentes de ver y vivir los conflictos. Justamente esto es lo que ocurre: tu pareja necesita tu comprensión, necesita que hagas ese esfuerzo por entender su punto de vista. 

Dentro del abanico de problemáticas que puede haber en una pareja, sin duda, esta es una de ellas. Si en el transcurso de otras peleas o discusiones no se pone un pequeño granito de arena y solamente se reacciona como un muro, colocando obstáculos y frenos a la disolución del conflicto esto puede llevar a la ruptura. En el diálogo suele estar la solución, sobre todo para aquellas personas que deseen seguir juntas. Pero y ¿qué decir?, ¿cómo es posible mostrar comprensión sin caer en frases hechas? Hay algunas, muy sencillas por cierto, que no estaría mal que aplicáramos a nuestro vocabulario en el día a día con nuestra pareja. El objetivo es que podáis aprender a comunicaros de una manera positiva y efectiva.

1. "Te escucho"

Lo has notado, tú sabes perfectamente cuándo alguien te está escuchando. Y así como sabes cuándo lo están haciendo, también sabes perfectamente cuando alguien no lo hace. Esta sensación que has tenido en algunas ocasiones también puede ocurrirle a tu pareja. En primer lugar aprende que si quieres que alguien sepa que estás escuchando, es ideal que intentes mantener un contacto visual, con la mirada también es posible mostrar atención. Ahora bien, la tan sencilla frase de "te escucho" no solo deja claro que se está prestando atención sino que hay un esfuerzo extra por comprender.

2. "Respeto tu perspectiva"

Dentro de cualquier relación hay ciertos pilares que no pueden romperse. La confianza es uno de ellos, el respeto otro. Es por ello que es importante no olvidar que dos personas pueden estar unidas y pensar de forma diferente, tener ideologías o creencias distintas. Aún así hablar sobre estas diferencias puede llevaros a tener un conflicto. En esas conversaciones decir en voz alta "respeto tu manera de entender las cosas" o "respeto tu perspectiva" no solo hará que se sientan escuchadxs sino que, además, la pareja se sentirá cómoda de hablar abiertamente de lo que opina.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En un mundo de hiperconectividad virtual, las llamadas por teléfono son la resistencia. La principal forma de comunicación de las personas de menos de 50 años es el mensaje; unas letras en una pantalla. Los millennials y los zetas deberían darse mayores dosis de realidad, de empatía y de conversación tangible, sino que cada vez será más difícil relacionarse. Hay que volver a llamarse. Puede parecer raro que te llamen porque quieres que respeten tu intimidad o porque ahora no tienes tiempo, pero ahí está la paradoja: mandamos un montón de mensajes, pero no queremos tener una conversación real. A la persona que estás hablando por Whatsapp ahora mismo, ¿la llamarías?

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

3. "Busquemos un punto medio"

Estas dándote cuenta de que vuestras ideas se mueven de forma paralela. Parece que la discusión podría ser eterna. Tú manteniéndote en tus ideas y la otra persona en las suyas. Hay conversaciones o temas en los que esta postura no es problemática pero sí podría serlo a la hora de tener que tomar una decisión que os concierna a ambos. Es por ello que hay que aprender a buscar (y a encontrar también) un punto medio que vaya bien para lxs dos. Si a ti te gusta tener reuniones con más gente y a tu pareja no, pídele que de todas las veces que puede haber en un año, al menos te acompañe a dos o tres. Dilo, déjalo claro: "busquemos un término medio". En el equilibrio está, a veces, el bienestar.

4. "Gracias"

Gracias por entender esta situación, gracias por acompañarme, gracias por escuchar y gracias por encontrar las soluciones a nuestros conflictos. Gracias, gracias, gracias. Sí, hay que decirlo. Los gestos mínimos que te hacen sentirte bien deben ser valorados. Con este tipo de frases lograrás que tu pareja sienta que realmente ha ayudado a promover cierto optimismo y calma en la relación. Lo notarás, también, cuando sea la otra persona la que te de las gracias a ti, te darás cuenta de que tu forma de actuar le ha provocado bienestar y esto es sano para la relación.

Resultado de imagen de i understand you gif

5. "Te apoyo en este camino"

Apoyar a alguien para que consiga hacer realidad sus sueños no significa ayudar a hacerlos realidad ni tampoco tienes por que entenderlos. Se trata de una compañía, de una escucha, de un "estoy aquí si me necesitas y si no, seguiré apoyándote igualmente". Cuando apoyas a tu pareja para que consiga lo que desea estás dándole el espacio para ser quien es y quien desea ser. A veces la otra persona necesita vaciarse y filtrar todo lo que está construyendo sin esperar que le aconsejes. Solo hace falta estar ahí y dejar claro que se está.

No se trata de esperar estas frases de los demás, puedes hablar de ellas y explicar que crees que son positivas para la relación. Verás que si las insertas, sobre todo si son de sinceras, la unión y el ambiente mejorarán. No te frustres si ves que no ocurre, a veces el problema está en otra parte y necesita de otro tratamiento.