Las formas más rápidas de identificar qué es lo que va mal en tu relación

Sientes que algo no funciona pero no sabes exactamente qué es ni tampoco cómo averiguarlo. Quizás con estas ideas puedas identificar qué os ocurre y, por tanto, cómo solucionarlo

En las relaciones de pareja, a veces, es bastante fácil identificar lo que va mal. Si vivís en lugares diferentes, la distancia puede ser lo que vaya desgastando la relación. Si no hacéis juntos ningún plan diferente, puede ser que se esté perdiendo la chispa por culpa de la rutina. Si no habláis lo suficiente o falla la comunicación, puede que lo que pase sea que vuestra individualidad está desapareciendo. Sin embargo, a veces ocurre que tienes la intuición de que algo no va bien pero no sabes qué es y, lo que es peor, no sabes cómo hacer para reconocerlo y tomar las decisiones necesarias para solucionarlo o que vaya a mejor. A partir de esta lista que componen desde Bustle puedes tomar algunas iniciativas para averiguar, de una vez por todas, qué falla en tu relación.

1. Toma perspectiva

Estamos tan sumergidos en una relación que a veces es complicado saber qué es lo que nos pasa a nosotros como individuos y qué es un problema de la relación. Además, cuando sientes que algo no va bien estás constantemente dándole vueltas y esto dificulta que puedas ver con claridad. Aléjate de la situación tanto físicamente como mentalmente, busca algo que haga que te despejes y pasa gran parte en ello. Al volver a enfocar en el problema quizás adoptes una nueva perspectiva. 

2. Honestidad

Es necesario, sobre todo en los momentos de soledad, intentar ser honestxs con nosotrxs mismxs, ser transparentes, pensar en qué valoramos y qué es importante para nuestro propio bienestar. Si nos autoengañamos no estaremos abiertxs a saber qué ocurre en profundidad. Y, a veces, la respuesta ya la sabemos y no queremos verla.

3. Haz una lista

¿Te cuesta ser honestx contigo mismx? No pasa nada. Coge un papel y algo para escribir. Apunta en la parte de arriba '¿qué necesito que haya en mi relación para estar bien?' y luego responde por puntos. Hacerlo de forma visual podría ayudarte a ver con claridad cómo te sientes y, además, podrás compartirlo con tu pareja de manera más sencilla.

4. Habla sobre ello

Quizás introducirte en qué te ocurre de forma solitaria no te ayude y sea más productivo hablar con personas de tu entorno sobre la situación. Al exteriorizar lo que te preocupa no solamente puedes encontrarte, de repente, con la respuesta saliendo de tu boca sino que, además, la perspectiva de los demás —la cual, seguramente, sea diferente— te hará ver la situación con otros ojos.

5. Haz planes

Después de varios años en una misma relación se pueden ir perdiendo ciertas actividades o pasatiempos que se realizaban al principio y que llenaban la relación de ilusión, ganas, novedad o alegría, sentimientos que es muy importante que se mantengan vivos. Si ves que se pueden haber perdido o se estén perdiendo, organiza algún plan inesperado: un viaje, un paseo o un encuentro distinto que rompa la rutina. Si resulta que lo disfrutáis y sientes que el ambiente ha cambiado a mejor ya sabes qué era lo que estaba fallando. No dejéis que el día a día apague la magia.

6. Confía en tu intuición 

Una de las mejores maneras de descubrir lo que necesitas tanto tú como tu relación está en tu propia intuición. Eres perfectamente capaz de viajar a través del tiempo que habéis ido compartiendo y ver cómo ha ido cayendo la pareja. En esa línea temporal será posible detectar lo que habéis perdido o ganado. Y hay algo que es cierto y es que en el fondo siempre se suele tener una idea de lo que ocurre. Si tienes esa sensación, instinto o corazonada, confía y habla sobre ello. Si quieres que mejore, a través de la comunicación y explicando qué sientes, podrás hacerlo. Si ha llegado a su fin, también lo sabrás. Y no pasa nada: la vida sigue.