5 fórmulas para que tu pareja no se sienta ignorada

Uno de los mayores conflictos de las relaciones sentimentales son los de la poca comprensión o la escucha, por ello es importante reforzarla y eso se puede hacer con estas claves

Llevas un buen rato contestando a la pregunta de tu pareja de “qué tal el día”, como le quieres mucho e intuyes que tu vida le interesa, pues vas contándole qué ha ocurrido, tanto lo bueno como lo malo, porque si nos paramos a pensar, en muchas ocasiones, los días no solo van bien o mal y ya está. Mientras hablas su mirada se pierde, mira de vez en cuando el móvil o se mueve en exceso.

La incomodidad te atrapa y no entiendes los motivos pero pronto caes en la cuenta de que, en realidad, tu pareja no te está escuchando. Vale que eres de hablar mucho y de irte por las ramas pero ya te ha pasado más de una vez y también en otros temas más serios. Los conflictos generados por la falta de escucha o comprensión pueden ser menos graves si los trabajas, aquí te compartimos cinco fórmulas para que tu pareja no sienta que la ignoras.

Suena simple el hecho de decir que las relaciones, para que sean sanas y vayan bien, necesitan de buena comunicación. No nos cansamos de decirlo y de detallarlo pero aunque es básico, a la hora de ponerlo en práctica se hace más cuesta arriba. Y es que ¿con qué frecuencia escuchamos en profundidad a la otra persona? Al habituarse a una relación puede pasar que te quedes solo con la superficie de lo que la otra persona dice. Y eso debería cambiar.

Claridad

Este punto consiste en eliminar las suposiciones. No puedes suponer lo que hay detrás de lo que la persona dice, ni siquiera pensar en ello. Para que la persona sienta que la escuchas, pídele más información o hazle preguntas más concretas sobre lo que está contando, de esta manera no solo tendrás más detalles (lo cual te hará no suponer nada) sino que la otra persona se sentirá escuchada y quizás pueda llegar a otras conclusiones en las que no había pensado.

Los sentimientos

Este punto está directamente relacionado con la empatía. Muchas veces la pareja te cuenta algo y a ti solo te sale decir “ya, vaya putada”. No está mal esta respuesta pero si lo que tienes ante ti es una persona triste, confundida o enfadada quizás debas intentar ponerte en su lugar. Para ello puedes hablar de sentimientos con frases como “seguramente estés muy triste por ello, lo entiendo” o quizás aún mejor “con todo lo que llevas acumulado, es normal que algo así haga que te sientas mal o sin ganas de nada”.

Atención

Para que la otra persona no se sienta ignorada no solo se necesitan palabras también influye qué gestos pones o cómo te mueves. La idea es que realmente te interese lo que está contando y si realmente te interesa, tu cuerpo se moverá hacia mostrar ese interés, esto hará que estés prestando la atención debida. Algunas posturas como no tener los brazos cruzados, inclinarse o acercarse a la persona que habla muestran tu atención.

Parafrasear

Uno de los ejes principales para que la persona sienta que la escuchas es que realmente entiendas lo que le pasa. Escuchar y entender no es lo mismo. Como a veces puede ser complicado puedes ayudarte recapitulando lo que tu pareja te ha contado, a modo de resumen. Cuando lo haces con tus propias palabras no solo entenderás mejor lo que quiere decirte sino que tu pareja sentirá que haces un esfuerzo por escuchar y por comprender, algo básico dentro de una relación sana.

Mente abierta

Comprender la situación o los sentimientos de la otra persona requiere de las ganas que tengas de entender, de aprender y de no tachar con juicios. Para ello debes tener la mente abierta, con eso quizás incluso ayudes a tu pareja a llevar a conclusiones que no había pensado. Ante un conflicto puedes plantear preguntas tales como “¿qué te llevó a pensar así?”, “si yo estuviera en tu situación, quizás haría…”. Con la empatía y la mente abierta podrás incluso dar consejos, aunque siempre debes hacerlo respetando la decisión o la postura que tenga tu pareja ante tal o cual conflicto.