4 trucos para saber si lo vuestro es amor verdadero

Ese sentimiento que te queda marcado a fuego y te acompaña en lo bueno y lo malo, y eso es de lo mejor que pueden darte nunca

Llevas unos cuatro meses con alguien y estás a tope de enamoramiento, de ese que da buen rollito todo el rato. Ya no importa la agresividad de las palomas comportándose como las dueñas de las terrazas de tu ciudad, tampoco las familias que te roban el sitio en la playa para luego pasar dos horas tirándote arena sin querer, ni siquiera las latas vacías de cerveza que te encuentras por la mañana en tu portal. Todo está bien y parte de ello es por el vínculo que estás construyendo con la otra persona. Pero, ¿cómo saber si lo tuyo es enamoramiento o amor de verdad?

No es una pregunta nada fácil de responder, por lo que empecemos por diferenciar ambos sentimientos. Mientras el enamoramiento es atracción hacia otra persona, que puede terminar en un instante o durar semanas y meses, y con la cual quieres compartir experiencias y momentos de intimidad que no vives con cualquiera; el amor es el vínculo de apego que surge cuando ya conoces al otrx y este puede darse al principio de la relación o pasado el tiempo. Cuando llega sabes que, pase lo que pase, no concibes vida sin el ser que lo ha despertado. Y para estar seguro de si realmente ha llegado o, simplemente, tienes muchas ganas de tener pareja, estos cuatro trucos de Psychology Today pueden ayudarte a despejar algunas dudas.

Primero de todo está la atracción, ese subidón químico que sientes al principio de una relación y te dice muy alto que lo vuestro es amor. Pero ojo, que esta explosión de sensaciones es algo que con el tiempo disminuye tanto en el enamoramiento como en el amor y la diferencia es muy clara. Si es solo lo primero, la atracción caerá y ya está, aunque si se trata de lo segundo, “los neurotransmisores vinculados al apego se activarán” y la cosa evolucionará hasta “un deseo de vincularse” y seguir viviendo juntxs. Luego está la distorsión de la realidad. Con el enamoramiento, la cosa a veces va de ver lo que necesitas ver, de dejar anular tu criterio por el poder de la atracción y vivir en un cuento de príncipes, princesas y dragones. En cambio, con el amor sueles ver lo que hay, sin importar los fallos del otro, sino centrándote en la confianza y el gran amigx que es en verdad tu pareja.

Hasta aquí bien, estos dos trucos ya nos dan algunas pistas más. Pero para saber mejor por qué te falta el aire cuando le ves, también te resultará útil saber qué pasa con el “velo de la perfección”, que desaparece al tiempo que el enamoramiento se desvanece y, de algún modo, hace que dejes de ver a la persona idealizada que antes veías. Cuando la cosa se trata de amor, sabes que no existe la perfección y puedes ver lo bueno y lo malo del otrx sin que cambie la gran verdad que os une: os queréis.


Y, por último pero no por ello menos importante, está lo que pasa cuando ya ha pasado algún tiempo. En cuanto al enamoramiento, lo que puede ocurrir es que la relación nunca llegue a evolucionar para experimentar “los altibajos, dificultades, triunfos o recompensas típicos del amor”. La cosa queda estancada y ya. Pero con el amor, de nuevo, la movida va más lejos. Puede durar y mantenerse firme pese a los obstáculos o diferencias entre ambos porque esto se trata de amor, ese sentimiento que te queda marcado a fuego y te acompaña en lo bueno y lo malo, y sin ninguna duda, eso es de lo mejor que pueden darte nunca.