4 formas que tiene tu pareja de controlarte sin que te des cuenta

No te das cuenta pero en su forma de actuar está la escondida intención de saber absolutamente todo lo que haces porque esa información le ayudará a manipularte si así lo desea

Podría pensarse que en el ámbito de las relaciones de pareja lo que es maltrato puede definirse de forma perfecta. Sin dudas, sin ojos ciegos. Lo que ocurre es que, en muchísimas ocasiones, hay actitudes o comportamientos que no hacen que nuestras alarmas salten pero que son frecuentes en nuestro día a día. El control o la manipulación son dos de estos comportamientos y cuando suceden es muy posible que no te des cuenta. Los ves, quizás, como algo que haría cualquier persona que te quiere porque muchas veces van disfrazados de preocupación. Vaya, lo clásico que alguien suelta la frase “es que estaba preocupadx por ti”. Sí, claro. Tú piensas, “vaya qué maja es esta persona” y, aunque a veces es cierto, otras tantas veces no lo es. Aquí te nombramos cuatro formas que puede tener tu pareja de controlarte muy sutilmente.

1. Siempre quiere llevarte a todas partes

Esto puedes percibirlo como todo un detalle. La realidad es que ¿quién quiere llevarte a las doce de la noche a un evento con todxs tus amigxs y luego ir a recogerte? Quizás tu pareja realmente quiera quedarse en casa viendo Netflix pero no, decide llevarte y buscarte sin que importe la hora. Esto, desde luego que puede ser algo positivo pero también puede no serlo. Debes estar atentx a si te envía mensajes constantemente y si te pregunta cuánto tardarás o qué te queda. Esto puede ser una forma oculta de querer controlarte, así siempre sabrá dónde estás y con quién. Desde luego este comportamiento ocurre porque tu pareja tiene una inseguridad abismal.

2. Control disfrazado de preocupación

Como explicábamos antes esta es una de las formas más habituales que existen de controlar. Es necesario también advertir que, aunque se puede actuar así de forma intencionada, también hay quien se comporta de esta manera inconscientemente. La preocupación puede manifestarse de varias maneras: tu pareja puede preguntarte a qué hora llegarás porque le preocupa que vuelvas tarde, puede decirte que quizás hay ciertas personas que no son buena influencia para ti y le preocupa que te hagan daño o puede decirte que cambies tu forma de actuar a modo de consejo de buena fe. Nada de eso es positivo. Tú tienes que ser y hacer lo que quieras y como quieras.

3. Interrogatorio

No se trata de la conversación normal donde te preguntan cómo te lo has pasado o qué has hecho durante el día. Es un poco la clásica pregunta que en lugar de buscar una respuesta, busca acusarte. Son acusaciones disfrazadas de preguntas. Si tú reaccionas con la frase “¿estás insinuando algo?” tu pareja seguramente responda “solo es una pregunta normal”. Este tipo de comportamientos siempre son por la inseguridad propia. Este tipo de acusaciones van a deteriorar vuestra confianza y vuestra tranquilidad. No debes permitirlas y, si continúan, aléjate cuanto antes.

4. Se espera algo de ti

En este cuarto punto están las frases que surgen cuando tu pareja te mira por encima del hombro y busca ‘aconsejarte’ sobre lo que deberías hacer o decidir. El amor y la preocupación no están en la misma categoría que el control, hay que saber diferenciar cuándo es cada cosa y cuándo es de verdad. Puede ocurrir que, en momentos puntuales, la pareja sienta inseguridad y actúe por un instante de alguna de estas maneras. Hay algo más sano: exprésale tu inseguridad, dile “esto me hace sentir insegurx” o “durante un momento he sentido celos”. Nadie tiene la rayita del amor propio cargada en su totalidad durante un tiempo indefinido, es normal flaquear.