3 consejos para sobrevivir a la primera gran pelea de vuestra relación

Todas las relaciones, a medida que avanzan, se irán encontrando con conflictos que, al final, son oportunidades para limar diferencias

El conflicto es una parte natural de cualquier relación y, por ello, que aparezcan peleas de vez en cuando no debe alarmar a las parejas. Es más, si ambas personas son capaces de tratarse con respeto significa que tienen interés en, poco a poco, ir resolviendo los problemas que surjan. Aún así el primer choque con la pareja suele preocupar, sobre todo si ha dejado ver que tenéis puntos de vista muy distintos sobre algo importante. Independientemente de esto, trabajar juntos en el conflicto es una parte esencial de un vínculo sólido. Y más que eso, superarlo hará que vuestra relación sea más fuerte. Para que no salten las alarmas y estéis más tranquilxs, desde Elite Daily han especificado 3 puntos positivos a tener en cuenta después de la primera pelea.

Estáis ampliando la comunicación

Imagen relacionada

Los primeros argumentos que se intercambian a la hora de resolver problemas irán trazando los puntos de vista de cada uno y no solo eso sino que también establecerán los límites y las expectativas de ambxs. En las primeras peleas no se suele tener excesiva confianza entonces las personas que conforman la pareja son bastante cuidadosas para no herirse. Mientras los conflictos se manejen con respeto y empatía, podéis estar tranquilos ya que de esa manera estaréis construyendo una relación cada vez más fuerte. Si sois capaces de resolver las diferencias debéis tener en cuenta la forma en la que lo habéis logrado, para poder volver a esas fórmulas cuando vuelva a surgir un problema.

Estáis dispuestxs a que la relación funcione

Resultado de imagen de need talk gif

A veces creemos que las parejas que no se pelean nunca son perfectas. Esto no es así. Una discusión con la pareja puede ser, en realidad, algo bueno. El conflicto es una señal de que, además de tener confianza para compartir lo bueno, también habéis creado un espacio para poneros de acuerdo en vuestras diferencias. En definitiva, que estáis dispuestos a tener un equilibrio encontrando un punto medio para vuestras posturas. Ahora ya sabéis que si hay algo que os molesta el uno del otro y que no sois capaces de tratar, algo no va bien. Detectar estos aspectos al principio de una relación es esencial para que funcione.

Estáis preparadxs para un nivel más profundo

Resultado de imagen de moved together gif

Los conflictos, como explicábamos anteriormente, ayudan a conocer qué espera el uno del otro, entre otras cosas. Así, a medida que os vais conociendo aprenderéis a ser más flexibles e incluso complacientes. A lo largo de la relación irán surgiendo conflictos, esto hará que aumente la confianza y que el vínculo se haga más fuerte ya que estaréis formando una unión en la que será posible compartir lo bueno y también lo malo. Todos estos puntos irán demostrando si estáis o no preparadxs para profundizar más en la relación. Construir una pareja conlleva atención, trabajo, comunicación y empatía, aspectos que se pueden poner en práctica cuando surja un problema.