15 palabras que no conocías y que mejorarán tu sexualidad

Para poder explorar hay que saber nombrar. Este diccionario te llevará más allá en tus fantasías, tus dolores o tu consentimiento

La especie humana no solo ha aprendido a disfrutar de la sexualidad sino que también ha desarrollado una gran cultura alrededor de esta experiencia. Prueba de ello es el arte erótico o el lenguaje. En este artículo te proponemos explorar sobre algunos términos sexuales que si bien puede que los hayas experimentado alguna vez, es muy posible que nunca le hayas puesto un nombre. He aquí una oportunidad para saciar tu curiosidad y ampliar tu vocabulario sobre sexualidad.  

1. Agalmatofilia: es la atracción sexual hacia una muñeca, un maniquí o una estatua. Se considera que es un tipo de parafilia. Luis García Berlanga exploró esta curiosa parafilia en la película Tamaño Natural (1973). 

2. Andropausia: es la ‘menopausia masculina’. Se localiza en torno a los 50 años. En este periodo, los testículos comienzan a disminuir la producción de testosterona. La andropausia provoca un descenso del deseo sexual, menor fuerza y resistencia física, disminución del vello corporal…1. 

3. Balanitis: es una inflamación del glande del pene. Aparece a consecuencia de una infección, sea por una enfermedad de transmisión sexual (ETS), por falta de higiene o por el uso de jabones muy fuertes. Si quieres evitarla, ya sabes: usa condón en tus prácticas sexuales, cuida la higiene y ni se te ocurra rociarte los genitales con desodorante o perfume.

4. Bangover: ¿alguna vez has vivido una sesión de sexo tan intensa que te ha dejado después con agujetas y exhausto? Pues ya tienes una palabra para definir esta situación. Es un término que proviene del inglés y que en nuestro idioma puede traducirse como ‘resaca sexual’. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Kat Nicolls (@kaatloren) el

5. Belfie: es un selfie de tu culo. Cuenta la leyenda que el belfie fue inaugurado por Kim Kardashian.

6. Blue balls: es una expresión que se utiliza para definir la sensación incómoda que se da en pene y testículos cuando tras una fuerte experiencia de excitación no se eyacula. Es decir, es la forma elegante de lo que popularmente se conoce como ‘dolor de huevos’. Aquí te contamos más sobre este dolorcito. 

7. Incircunciso: así se conoce al pene que no ha sido circuncidado. Ahora ya puedes clasificar a los penes en dos categorías: circuncidados e incircuncisos. Parece casi un trabalenguas, ¿no? 

8. Lactofilia: esta parafilia se basa en la excitación y satisfacción sexual que siente una persona al tomar leche directamente de los senos de una mujer en periodo de lactancia. De un tiempo a esta parte, estos ‘vampiros de leche’ se han puesto muy de moda en la pornografía. 

9. Menorragia: cuando el sangrado de la menstruación es más abundante o dura más de lo normal. 

10. Merkin: es una peluca para el pubis y para tu sorpresa, no es un invento moderno sino que se originaron allá por 1450. Aunque hoy ha adquirido una función más decorativa, antes se utilizaba para disimular los efectos de la sífilis

11. Nyotaimori: también conocido como ‘sushi corporal’. Es una práctica sexual (y experiencia gastronómica) que consiste en comer directamente, del cuerpo de una mujer desnuda, sushi o sashimi. Cuando quien está desnudo es un hombre se llama ‘nantaimori’. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Chef Mark Scharaga OFFICIAL IG (@chefmjscharaga) el

12. Polifidelidad: se refiere al acuerdo al que llegan algunas parejas no monógamas para tener una relación erótica o romántica con una pareja o un grupo concreto de personas. 

13. Skoliosexualidad: este término define la atracción erótica hacia personas no binarias. 

14. Stealthing: en español se traduce como ‘sigilosamente’ o ‘con sigilo’. Así es como se conoce la acción de algunos hombres de quitarse el preservativo durante una relación sexual sin el consentimiento de su pareja. 

15. Thlipsosis: es la excitación o placer sexual que siente una persona cuando pellizca a otra persona o es pellizcada. Se desconoce si los llamados ‘pellizcos de monja’ tienen alguna relación con esta práctica sexual, pero oye, quién sabe…