12 juegos sexuales que harán que tu pareja se excite al instante

Las opciones que existen para poder tener una relación sexual maravillosa y llena de placer son muchísimas y aquí te contamos algunas con las que puedes tomar la iniciativa

La llama de la pasión perdida un año después. Esta historia te puede sonar o no, quizás pase si lleváis más tiempo juntos o quizás ocurra porque cada unx está pasando por un momento en el que no está muy concentradx sexualmente hablando. Puede haber muchos motivos por los cuales ya no sientes que estéis conectadxs en la cama y tampoco se te ocurre nada para reavivar esa chispa que os hacía tener sexo salvaje hasta en el portal de vuestras casas. No pasa nada, aquí hay algunas propuestas que pueden servirte para abrir la imaginación y aumentar la libido de tu pareja.

1. Respiración tántrica

Parece que es una de las prácticas más complicadas sea este tipo de respiración pero no lo es. Solo se trata de conectar vuestra respiración de forma progresiva. Por ejemplo mientras os dais pequeños besos (de esos que previenen la relación sexual) podéis estar atentxs a la respiración de la otra persona e ir adaptando la propia hasta alcanzar un ritmo parecido. A veces sin que hagan falta besos, solo con las manos en el cuerpo de la otra persona se puede practicar.

2. Mejor mírame

Muchas personas se encienden solo a través de la mirada. Es por ello que una buena idea es no solo desnudarte poco a poco frente a esa persona sino también estimular tu propio cuerpo. Que tu pareja vea cómo te masturbas hará que se excite y que también quiera practicar eso. Si no le apetece también puede verte y guardar las imágenes para cuando quiera.

3. Un masaje va bien

Imagina que esa persona está pasando por una época mala y solo necesita relajarse. Puedes hacerle un masaje y que se quede en un masaje y ya está o puedes hacerle un masaje y que eso se extienda hasta el sexo. Esta estimulación corporal puede hacer que la otra persona se excite porque se trata de un contacto directo pasando por zonas erógenas.

4. Porno juntos

Puede ser esto os de vergüenza pero no sabéis lo genial que es. Puedes enseñarle qué pornografía te gusta ver a ti y la otra persona también puede hacerlo. Así se conocen los gustos y las fantasías y es posible jugar con esta información. Además el hecho de ver a otras personas practicando sexo puede encender vuestras ganas.

5. Velas también

El entorno lo es todo. No es lo mismo estar en vuestra casa como está cada día que preparar el espacio para tener un encuentro sexual precioso y salvaje. Puedes encender velas y que las luces estén apagadas. Puedes también pasar de las velas y poner una alfombra en el suelo que os sirva como cama. Hay muchas maneras de cambiar el ambiente para que sea más excitante.

6. Pezones y otros rincones

Es posible tener un orgasmo solo estimulando los pezones. Así que no te olvides de esta parte del cuerpo y no le prestes menos atención. No solo hablamos de esta parte sino que existen muchas zonas erógenas que se pueden estimular para que el placer aumente. Si quieres conocer una lista grande puedes ver este artículo donde las explicamos con más profundidad.

7. Tapar los ojos

Este tipo de juegos que a veces nos parecen los más básicos son esenciales. Seguro que es uno de los que se te pasa por la mente como el clásico pero cuando ocurre verás que el deseo aumenta. Siempre dices de hacerlo y al final nunca lo haces, prueba a tapar los ojos porque así se encenderán todos los otros sentidos.

8. Un sí pero no pero sí

Hacer que el deseo aumente es una de las cosas que mejor va para que la excitación explote. Prueba con acercarte para practicar sexo oral pero no hacerlo. Viaja por los muslos mostrando que vas a llegar a los genitales pero detente y cambia el recorrido. Ve bajando por la barriga y vuelve a subir. Haz que la otra persona desee muchísimo algo que sucederá pero que tardará un poquito más de lo habitual.

9. Viajar dentro de casa

Si estáis todo el tiempo compartiendo cama pues el sexo se adapta a ese espacio. Seguro que ya sabes lo que va después del sexo oral. Está bien cambiar de postura pero a veces es necesario viajar dentro de la casa. A veces ocurre que, si os vais de viaje, una de las cosas que más hacéis es tener sexo porque el espacio es nuevo. Pues si ahora no podéis, prueba en la cocina, en el salón o en el pasillo.

10. El silencio o mucho diálogo

Este punto depende mucho de cada persona, hay algunas que se excitan con las palabras y a otras les excita más el silencio. A veces lo ideal es intercambiarlo, si a tu pareja le gusta que hables mucho, prueba con el silencio absoluto. Junta el silencio con la lentitud, ir muy poco a poco y despacio para que el deseo crezca y se potencie el placer.

11. Las duchas por favor

Ya sea llenando la bañera o con una ducha. No importa cuál sea el espacio pero hacedlo. Tenéis que ducharos juntxs, no significa que hay que tener sexo, significa compartir ese momento de relajación enjabonando el cuerpo de la otra persona, charlando, riéndose… Y si resulta que aparece la excitación pues es un lugar magnífico para tener relaciones.

12. Solo desnudarse

El hecho de que ambxs estén desnudxs no significa que tiene que haber sexo, pueden salir de la ducha y recostarse muy fresquitxs y juntxs. Ese momento en el que solo vuestros cuerpos están cerca ya sirve como instante para reconectar, para sentir y para compartir un rato de tranquilidad dentro del ajetreo. Esto también forma parte de hacer crecer la intimidad que estáis compartiendo.

CN