Las 10 peores citas de la historia te demuestran que las tuyas no han ido tan mal

"El chico se cagó encima y me pidió que me fuera" o "nos pidieron que si podíamos irnos porque iba a echar las cenizas de un familiar ahí", entre los peores desastres que han vivido los usuarios de Twitter

La primera cita: ese momento de nervios, ilusión, esperanza. No sabes cómo irá: ¿será tu próxima pareja? ¿Un polvo increíble? ¿Una decepción más? ¿El inicio de una amistad? Pueden ser decenas de resultados posibles. Y, en ocasiones, situaciones terribles, incómodas e inverosímiles de las cuales queremos huir rápidamente. Sí, ya sabes, esas citas que cuentas como anécdota de: “la peor cita de vida”. Precisamente, el usuario de Twitter @itsmturnr__ pidió que todo el mundo las compartiera. Así que aquí te traemos las mejores.

1. “Con un chico en Berlín, que al ver un gato me preguntó si me gustaban. Le dije que sí, y luego se puso a ronronear cuando nos liamos”, cuenta Celia, otra usuaria.

2. “Mi peor cita fue en un parque de Londres, todo era fantástico hasta que el chico empezó a insistir en que quería irse, pero yo me empeñaba en quedarnos porque quería cazar un Pokémon. Al final el chico se cagó encima y se escondió detrás de un muro pidiéndome por favor que me fuera. Yo intenté ayudarle y como lo vi tan agobiado pues me largué. Quise quitarle hierro al asunto y hacer como súper natural así que le mandé un mensaje preguntándole si estaba bien, acompañado del Emoji de la caca. Me bloqueó de todos sitios y jamás volví a saber de él”.

3. “Venga, top 3 peores citas”, cuenta @carlesdelap. “Primero, el que llevaba tres días sin ducharse”. Y esta la peor porque, como explica, “créeme que la peor fue el que llevaba tres días sin ducharse porque no he dicho cuándo ni cómo lo descubrí”. Segunda, “el que me dijo ¡que guay Cádiz! ¡Eres el primer canario que conozco!”. Y, tercera, “el que no se presentó y estuvo toda la tarde subiendo fotos con su ex a Instagram (con el que, ¡sorpresa! me había liado previamente).

4. Por supuesto, las primeras citas terribles no solo lo son por ridículas o inverosímiles. También por racistas: “quedé con un chico que me gustaba cuando era joven y tonta y, a parte de una serie de comentarios racistas y clasistas, al irme de su casa me dijo que me había registrado la riñonera por si acaso le había robado algo”.

5. “No sé si puede considerar cita, pero supongo que el chaval que llegó a mi casa se tumbó y se quedó dormido en mi cama toda la tarde porque venía de una rave”.

6. Un tema recurrente de malas citas son las que acaban en el hospital: “A mí en una primera cita se me desencajó la mandíbula comiendo en un restaurante y tuve que salir corriendo al servicio con la cara como Scream. Acabé en Urgencias. Nunca me volvió a escribir”, recuerda José. U otra historia similar, de otro tweet: “un chico se metió una croqueta ardiendo a la boca y en lugar de escupirla la mantuvo y tuvimos que ir a Urgencias”.

7. “Fui al Primark. La cita iba muy bien hasta que le dije que no quería follar. Y cuando me di la vuelta la veo CORRIENDO por las escaleras mecánicas HUYENDO de mí. Cogí el móvil y me manda un mensaje diciendo: ‘eres muy mono y muy simpático, pero no eres lo q busco’”.

8. “Un vienés al cual no le gusté, a media cita me puso una nota de audio de su mejor amiga española gritando citas de telenovela asegurando que se iba a suicidar porque su novio mexicano la había dejado. Dijo que se iba a tirar al Danubio y su amigo me dejó ahí solo en una cafetería mientras corría a ‘salvarla’ de morir ahogada. Supongo que era un código que tenían preparado por si no le gustaba su cita”.

9. “En una cita, en un atardecer en un mirador nos pidieron que si podíamos irnos porque iba a echar las cenizas de un familiar ahí”.

10. “Una vez fui a casa de un chaval y todo bien hasta que al preguntarle por los viajes que había hecho empezó a contarme que hacía viajes astrales y que veía fantasmas y que una vez vio a Lucifer en su habitación, que le quitó la manta y por eso llenó su casa de estatuas evangélicas”, cuenta otra tuitera.

El hilo, que ha conseguido más de 500 respuestas, son un montón de historias y despropósitos que te harán relativizar tus malas citas. “Visto esto, no fueron tan malas”, pensarás de aquél que era demasiado tímido como para hablar o aquella que fue a tu casa solo para comerse las sobras de tu nevera. Y si, viendo las respuestas, todavía sigues pensando que tuviste una cita surrealista, piénsalo así: al menos tienes una anécdota divertida que contar cuando estés tomando birras con tus amigos.

CN