Ver películas con tu pareja ayuda a sincronizar los latidos de vuestro corazón

La conexión cardíaca requiere estar plenamente concentrado en la narración de una historia como la de una buena película

Ahí dentro, entre músculos y costillas, tienes un corazón infinitamente más inteligente de lo que piensas. No en vano y como explicamos hace un tiempo, "el corazón tiene 40.000 neuronas y capacidad de procesar, aprender y recordar". Por eso resulta tan importante sintonizarlo con nuestro cerebro. Pero no es la única conexión que puede hacer tu corazón. Aunque suene a imagen ultra ñoña de cuentas de amor de Instagram, los corazones de dos personas pueden sincronizarse para latir al mismo ritmo y al mismo tiempo. Solo hace falta una pequeña cosita: que ambas personas estén atentos a una misma historia.

¿No es maravilloso? Cada vez que dos personas se sumergen verdaderamente en un relato sus corazones se acompasan como si fueran una misma persona. Y, lejos de ser poética, es un descubrimiento reciente llevado a cabo por un equipo de investigadores internacional. Como cuenta en El Confidencial uno de los autores, el profesor Lucas Parra del City College de Nueva York, "seguir una historia y procesar el estímulo provoca fluctuaciones similares en la frecuencia cardíaca". Quizá por eso resulte tan complicado que, después de poneros a ver una película o una serie, no acabéis liándoos como locxs. Estáis acoplados.

Pero hay un requisito imprescindible para que esta sincronización cardíaca ocurra: ambas personas han de estar concentradas en la historia. No importa si estáis viendo Dune, la última temporada de Sex Education o un videoclip de Aitana. Incluso podéis andar escuchando un audiolibro. Lo importante es que estéis atentos de verdad. Así, si andas pensando en lo mucho que te gustaría hacerle todas esas técnicas sexuales, no habrá espacio para la sincronización de los latidos. Contrólate y entraréis en una dinámica en que vuestras mentes y cuerpos vivirán idénticas alteraciones fisiológicas. Realmente somos una especie social.

En palabras del ingeniero biomédico Jens Madsen City, coautor del estudio e investigador también del City College de Nueva York, "la gente cree que reacciones al mundo de una manera particular, pero incluso nuestros corazones reaccionar de una manera muy similar cuando escuchamos cuentos, lo que me hace sonreír. Todos somos, al final, humanos". ¿Y por qué no aprovechar todo este conocimiento para conectar un poco más con los demás? Cada vez son más investigaciones las que prueban el valor de la atención plena. Un fenómeno en peligro de extinción en nuestra sociedad multitarea y constantemente exaltada.

Como apunta el paper de la investigación, "lo importante para el oyente es que preste atención a la historia", dado que "estando comprometido y atento, y pensando en lo que sucederá a continuación", "el corazón responde a señales del cerebro". Hasta cuatro experimentos con vídeos educativos, con cuentos infantiles y audiolibros infantiles lo han demostrado. ¡Imagínate con historias realmente dramáticas y emotivas! Y, poco a poco, quién sabe, cultivando la atención plena, incluso puede que lleguemos a percibir conscientemente el cambio y la sincronización. Una manera preciosa de vincularse con unx mismx y con los demás.