Stonewalling: cuando tu pareja te trata de histérico cada vez que discutís

Te suelta un "cálmate" tras ignorarte toda la discusión y parece que tus preocupaciones sean una peli emocional que te has montado tú solx. Es una técnica de manipulación, tiene nombre y formas de evitarla

Si para ti algo es un problema, merece ser escuchado. Aunque a tu pareja le parezca una tontería: a ti te raya, te parece grave y necesitas sacártelo de encima. Una pareja constructiva te escuchará e intentará resolverlo. Al fin y al cabo, cuando llevas mucho tiempo con alguien, surgen muchos problemas, y quizá hoy eres tú el/la enfadadx, pero la próxima vez lo será tu pareja. Este es el escenario ideal, claro, porque no siempre sucede, a veces tu pareja simplemente te deja de hablar, otras, incluso, ridiculiza lo que sientes.

Este último caso es lo que se conoce como stonewalling. Como lo describe la psicóloga Shannon V. McHugh, es cuando tu pareja se niega a comunicar y a tratar el tema. Muestra desinterés frente a lo que le estás contando, invalidando tus sentimientos sobre el conflicto, dándote a entender que no tiene ningún tipo de responsabilidad en el tema y que es una rayada unilateral que te has montado, eliminando cualquier intento de comunicación.

El problema no es solo que se nieguen a hablar del tema. O que se vayan a media conversación. El problema es que su pasotismo y su rechazo a la discusión es muy tóxico. La psicóloga pone algunos ejemplos: cuando te critican por querer hablar de eso, te llaman hipersensible, hacen un eyerolling como diciendo “qué paciencia…”, incluso empiezan otras actividades para demostrarte que están ocupadxs y que ese tema del que quieres hablar no importa nada. “Por ejemplo, no te miran a los ojos, se ponen a leer, a ver la tele…”, detalla McHugh.

Al final, todo esto acaba en una bola en la que la persona que se siente ignorada se traga los sentimientos y cuando los expulsa, acaba pareciendo irracional, frenética y demasiado emocional, haciendo que el/la ignoradorx califique las peleas de “histéricas”, “irracionales” o “demasiado sensibleras”, añadiendo siempre la muletilla “cálmate” o “te faltan argumentos, solo estás soltando emoción”. Por supuesto, al final, esto deriva en frustraciones y sentimientos de inferioridad, porque el stonewalling le da la victoria moral al que lo usa: nada mejor que un frío “cálmate” para invalidar los sentimientos de los demás.

De hecho, como explica el politólogo William Safire, el stonewalling es una estrategia que se usa en política muchas veces. Por ejemplo, ignorando las reclamaciones de manifestantes y activistas y una vez han pasado los momentos más duros y la gente se ha calmado un poco, recordándolas como una tontería como un “¿veis? No era tan importante, no os importa tanto”. Quitas el contexto y los haces pasar como un montón de gritos histéricos. “Overreacting”, como añade Safire.

McHugh, que ha tratado a varios pacientes que sufrían de esta manipulación emocional, ha hecho una lista con algunos consejos. Para empezar, usa el “yo”, es decir: “yo me siento”, “yo pienso”, porque así no sentirán que estás acusando, sino que es algo que tú crees y que, igualmente, te gustaría tratar para estar mejor. Hazlo en términos positivos de “ayúdame a cambiar este malestar”, aunque el malestar sea provocado por tu pareja, y así anulas uno de los principios del stonewalling: dejarte como unx histéricx. Tú mismx estás reconociendo que es algo que surge de tus emociones y por eso no es menos importante.

El segundo consejo es esquivar sus “cálmate” o sus “qué sensible, qué exageradx”. Por eso, es importante entender algo: ¿estás discutiendo ahora porque la frustración a la que te ha sometido ha explotado? Si es así, da marcha atrás, escribe tus sentimientos, ordénalos, reflexiona, y luego habla con tu pareja del tema. Si estás calmadx, si no estás en plena explosión de la frustración, le dejarás claro que no te has montado la peli. Que tus sentimientos son reales y que mereces una escucha. Por último, si tu pareja continúa con el stonewalling o se ha enquistado y convertido en la única dinámica de pareja, o “si tú crees que haces stonewalling y no puedes evitarlo”, la psicóloga concluye con la opción más obvia: id a terapia. Porque si no lo tratáis, se enquistará y puede provocar traumas muy difíciles de superar.

CN