Por qué te sientes solo aunque estés rodeado de amigos y cómo puedes remediarlo

Un 50% de los jóvenes se siente solo a pesar de estar acompañado. La técnica de los 'micro-momentos' quiere ponerle remedio

Tienes amigos, familia, quizá hasta pareja. Sin embargo, llegan los fines de semana y te sientes vacíx. Los pocos planes que tienes no te motivan. Ves a tus conocidos con grandes historias y aventuras en Instagram. Y, sin embargo, tú tienes que luchar para que tus amigos se reúnan y al final acabas con tu mejor amigo tomándote una cerveza o merendando. Planes anodinos que hacen que te sientas solo, aunque sepas que tienes personas a tu alrededor.

Es una epidemia al alza, o así lo asegura un estudio estadounidense que revela que el 46% de los jóvenes sufre de soledad, el 43% de los cuales cree que no tiene ninguna relación sincera y profunda en su entorno.

El principal causante que señalan los estudios, recogidos por el portal Psychology Today, son las redes sociales. Los jóvenes hoy en día pasamos mucho menos tiempo socializando en persona. Las relaciones suelen ser digitales y aunque son más constantes (estamos siempre hablado por el móvil) llenan menos.

Las redes sociales, además, alimentan nuestra ansiedad social. Quizá quieres hablar con alguien, pero tus amigos están ocupados. Entonces entras a WhatsApp constantemente, sin recibir nuevos mensajes, aburrido, sintiéndote solo porque nadie te dice nada. Crees que tus seres queridos realmente no son suficiente y te sientes solo aunque estás rodeado de gente. Antes, como no había redes, no sentías la necesidad de estar siempre conectado, así que esta ansiedad y soledad no tenía espacio, solo hablabas con tus amigos cuando estabas con ellos.

La soledad es peligrosa. No solo porque psicológicamente te carga de tristeza y vacío existencial, sino porque tu mala salud mental tiene efectos físicos: un sistema inmunitario debilitado, alta presión arterial, problemas de sueño, desórdenes alimenticios y depresión.

Resultado de imagen de lonely gif

Por eso mismo, la psicóloga Barbara Fredrickson ha propuesto la teoría de los “micro-momentos”, una técnica que debe servir para conectar a las personas y alejarlas del sentimiento de soledad que se está convirtiendo en epidémico entre los jóvenes.

Según la psicóloga, debes buscar conexión con los que te rodean. Pero no solo familia o amigos, también con compañeros de trabajo, los vendedores o camareros con los que interactúes diariamente. “Una simple sonrisa, el contacto visual, quizá hasta una palabra amable. Eso es todo. Estas pequeñas conexiones benefician a ambos –dar es recibir– y mejora tu salud, estado de ánimo, alivia el estrés y te proporciona bienestar general”, explica la experta.

Imagen relacionada

“Los estudios determinan que a través de pequeñas acciones aumenta la salud comunitaria”, añade. Es decir, si todos hacemos estos pequeños gestos, todos nos sentiremos mejor. Párate a pensarlo: que las personas te respondan con frialdad o interactuar con otros sin emociones positivas hace sentirte todavía más solo. Por ejemplo, no saludando en el ascensor o no quitándote los cascos cuando pasas por caja estás evitando un contacto humano, es todo frío, sin ningún tipo de relación con el mundo que te rodea. Refuerzas tu coraza de tristeza y soledad.

La clave para no sentirte en la más profunda soledad es crear estas conexiones, estos ‘micro-momentos’. No son relaciones duraderas ni significativas, pero añaden ternura a tu día a día. Así, cuando tus amigos no puedan responderte y necesites interactuar con personas, no tendrás que estar mirando como loco el móvil, enviando mensajes que no te están respondiendo. Es tan fácil como salir a la calle, hacer tus actividades diarias y dar y recibir cariño en una sociedad que se ha olvidado de hacerlo.