Por qué tienes la sensación de que tus padres llevan los problemas mejor que tú

Un estudio demuestra que cuanto más mayor te haces, más capacidad tienes de mantener la calma

Este ha sido objetivamente un año terrible para todo el mundo y nadie ha escapado a la fatiga pandémica. Por esto, los psicólogos sociales han tenido una oportunidad sin precedentes para estudiar el comportamiento humano frente a la tragedia. Y un equipo en Estados Unidos ha demostrado que la inteligencia emocional aumenta con la edad. Especialmente, a partir de los 50 la gente tiene más habilidades para enfrentarse a los problemas que los jóvenes adultos. Incluso siendo ellos quienes más amenazados estaban por el virus del covid-19.

El estudio demuestra que, independientemente de su nivel de ingresos o educación, las personas mayores de 50 años experimentan sentimientos positivos de manera más frecuente que negativos, según explica The New York Times. Hasta ahora, la psicología social tenía clara esta comparación, lo que no podían afinar era si hacerte mayor implicaba desarrollar mejores herramientas para resolver los problemas o si te permitía evitarlos sin sentirte mal. El problema era que nunca podían estudiar a la población ante un mismo problema y por eso las conclusiones a las que llegaban eran parciales.

Gracias al coronavirus han podido llegar a nuevas conclusiones porque, si bien la pandemia ha afectado de manera diferente a cada generación (a unos les amenaza más la salud, a otros el futuro), todo el mundo ha tenido un año de mierda y por fin se ha podido analizar cómo hemos reaccionado a él. Este año, "desde el principio ha sido una amenaza para la gente mayor que, simplemente, no podían evitar. Y, además, les provocó un estrés continuado", asegura al Times Laura Carstensen, psicóloga de la Universidad de Stanford que participó en el estudio, que analiza el comportamiento de 1.000 adultos de 18 a 76 años que viven en distintos lugares de Estados Unidos. Los participantes tenían que rellenar encuestas sobre sus emociones. Entre las respuestas posibles había 16 estados positvos (como relajado o divertido) y 13 negativos (como culpable o enfadado). Finalmente, tenían que evaluar el nivel de esos sentimientos (si eran muy intensos o no).

Los científicos pensaban que si los mayores tienen la habilidad de evitar los problemas, entonces habría bajos niveles de sensaciones negativas pero también bajos niveles de felicidad. Con lo cual, llegaron a la conclusión de que no solo esquivaban las situaciones difíciles, sino que tambén podían resolverlas para que no les amargaran la vida.

Está claro que, aunque no nos lo parezca, todo se aprende. No es que tus padres tengan superpoderes ni nada por el estilo, pero los años y la experiencia te ayudan a relativizar las cosas que pasan a tu alrededor. Debería ser una lección que nos llevemos de la pandemia: por mucho que el mundo se esté derrumbando a tu alrededor, es importante mantener la calma y cuidar nuestras emociones, porque si dejamos que nuestro entorno nos hunda, no nos quedarán energías para cambiarlo.