Repite estos consejos en tu mente para aumentar tu autoestima

Muchas veces somos nosotros mismos nuestro peor juez. Repetir estas consignas e interiorizarlas te ayudará a mejorar tu autoestima con el tiempo

Los psicólogos advierten que la falta de autoestima suele ser la causa que subyace en muchos de nuestros problemas, ya sea en las relaciones (de pareja o de amistad), en el trabajo (nos autoexigimos demasiado y nos acabamos autoexplotando para sentirnos mejor) o en cualquier ámbito de la vida. Es un factor que nos puede complicar mucho la vida y puede ser difícil de detectar.

Pero, antes que nada, ¿qué es la autoestima? Según explica el portal especializado Psicología y Mente, “la autoestima es el conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos, la valoración que realizamos basándonos en nuestras experiencias”.

Algunos de los síntomas principales que nos pueden advertir de que vamos faltados de autoestima pueden ser falta se seguridad, miedo a expresar mis opiniones, no sentirse merecedor de cosas buenas, no me esfuerzo para conseguir lo que quiero porque de antemano ya creo que no lo voy a lograr, no relacionarse con los demás como se desearía y pensar que ya te dejaran de lado, necesitar aprobación, me cuesta acabar lo que empiezo, me cuesta demasiado tomar decisiones, envidio mucho a los otros y siento que no tengo nada que aportar.

Una vez hemos detectado que quizás no tenemos la autoestima que deberíamos, tenemos que intentar aumentarla. Una de las cosas más importantes es dejar de machacarte y de ser tan exigente contigo mismo. Tenemos que ser consciente de lo malo que podamos tener, por supuesto, pero también (y en igual medida) de las cosas buenas que tenemos y debemos aceptarnos tal y como somos.

Lo repetimos, es muy importante aceptarte. Si hay cosas que crees que sí o sí tienes que hacer mejor y cambiar (todo el mundo tiene muchas cosas mejorables), propóntelo. Pero no te destruyas y te estanques, critícate de forma constructiva con el objetivo de mejorarlo poco a poco (con objetivos realizables) y recordando que hay cosas que para otros puede ser fácil y para nosotros difícil, y al revés.

En este sentido, también tienes que evitar compararte con las otras personas. Cada uno es totalmente diferente al otro, cada persona es un mundo. Todos tenemos inteligencias y capacidades diferentes, gustos, filias y fobias diferentes y prioridades diferentes. Como siempre recordamos, una buena manera de conseguir subir nuestra autoestima puede ser acudiendo a un psicólogo, ya que nos irá asesorando a lo largo de nuestra vida y puede ayudarnos a hacernos ver en qué puntos nos falta autoestima.