El rasgo psicológico de las personas que siempre te dejan en visto

Los estudios demuestran que la arrogancia de quienes creen que merecen más de lo que pueden dar es habitual y contagiosa

Todxs hemos dejado alguna vez un mensaje de Whatsapp en visto porque no queríamos responder o porque se nos ha pasado. Todxs hemos llegado tarde alguna vez a una cita. Pero hay personas que se sienten superiores y constantemente necesitan hacérselo sentir al resto de esta manera, incumpliendo horarios para que todxs se adapten a ellxs o generando un suspense insoportable en las conversaciones. Un nuevo estudio de la Universidad de Texas citado por Psychology Today muestra “la predisposición a esperar o exigir más recompensas o beneficios que otra persona, independientemente de la contribución, el esfuerzo o el desempeño de uno mismo”

La gente que exige estos esfuerzos de los demás tiene una actitud de superioridad que tradicionalmente se asocia al narcisismo, pero el citado estudio de la Universidad de Texas los separa, ya que el sentimiento de superioridad no va ligado con el sentido de grandiosidad y manipulación de la patología narcisista. 

La escala de titularidad psicológica es un estudio de Campbell del año 2004 que permite ver en ti mismo estas cualidades de quien se siente superior puntuando del 1 al 7 tu sentimiento sobre esta lista: grandes cosas deberían venir a mí, si estuviera en el Titanic, merecería estar en el primer bote salvavidas, exijo lo mejor porque me lo merezco, no merezco necesariamente un trato especial (calificar al revés), merezco más cosas en la vida, la gente como yo se merece un descanso extra de vez en cuando, las cosas deberían salir a mi manera, me siento con derecho a más de todo. 

El puntaje promedio de la encuesta fue de 31 y la mayoría de encuestados puntuaron entre 23 y 39. Estar por encima de esta puntuación podría dar señas de un sentimiento de superioridad que, al creerte con más derechos que el resto, te lleve a esperar más de lo que estás dispuestx a dar. Un artículo de La Mente es Maravillosa invita a diferenciar a las personas arrogantes por los siguientes rasgos: excesivo deseo de ser alabados, hablan constantemente de sí mismos y no son capaces de reconocer sus propios errores. 

Otro estudio del psicólogo James Reason de finales de los 80 buscó entre conductores de vehículos cuántos de ellos se consideraban peores conductores que la mayoría y solo el 1% dijo serlo, según explica un artículo de la BBC Mundo. 30 años más tarde, un estudio en otras habilidades demostró que esa arrogancia era habitual y que en general la gente se considera mejor en comparación al resto. Pero un nuevo estudio, en esta ocasión de la Universidad de York, apuntó a que, encima, la arrogancia es contagiosa. Si estás expuestx a alguien con una alta autoconfianza, puede ser que sobreestimes tus propias capacidades. Ya sabes: Dime con quién andas y me dejarás en visto.