Qué puedes hacer si todas las personas de tu entorno te critican

Las dificultades que existen para poder integrarse dentro de un grupo pueden hacer que quienes te reciben no lo hagan con los brazos abiertos

Seguramente recuerdes el primer día de clase, sobre todo ese momento en el que pasas de la primaria a la secundaria y llega, más o menos, el momento de empezar a vivir la adolescencia y crear los lazos que irán definiendo (o no) quiénes estarán a lo largo de tu vida. Lo mismo te puede haber sucedido en la universidad, muchas de las grandes amistades se forman en esta etapa. Ahora bien, no es igual de placentero vivir estas partes de la vida cuando tienes dificultades para crear lazos con otras personas o no es lo mismo tampoco si ya existen grupos de amigxs creados y, digamos, no hay más espacio para incluir a personas nuevas. Esto puede pasar cuando se tienen ideas preconcebidas de una persona o cuando algunas situaciones del pasado influyen en el presente.

Para que sea más sencillo de entender piensa en un chisme, algún comentario que se haga de una persona por cómo era en la adolescencia, como si eso tuviera algo de valor en la actualidad. Como tenemos un fuerte del llamado ‘sesgo de negatividad’ casi todas las personas prestamos más atención a los puntos negativos de algo o alguien que a los positivos. Esto sucede porque nuestro cerebro detecta los comentarios negativos como información útil que puede protegernos. Lo malo es cuando esos comentarios negativos son sobre ti mismx y, además, son falsos. Es complicado salir de ahí y deshacerse de ellos. Pero hay algunas fórmulas que pueden ayudarte a mejorar la situación.

1. Cuidado con las emociones negativas

A veces no podemos cambiar lo que piensan de nosotrxs pero sí podemos cambiar cómo respondemos a lo que otrxs opinen. Antes de caer en emociones como la ira o la ansiedad debemos tomar un tiempo para relajarnos y alejarnos de esas personas que nos hacen mal y detectar qué sentimos para colocarlo donde debe estar. Después de conseguir esto seguramente tengas más claro cómo solucionar el problema. Si las emociones influyen será más complicado.

2. Perspectiva amplia

Cuando el comentario sobre unx mismx es falso, sentimos que lo que sucede es injusto. Sientes impotencia y es posible perder de vista el enfoque. Cuando parece que no hay soluciones también hay que dar un paso atrás y cuestionarse si vale realmente la pena cambiar lo que otras personas piensen de ti, por muy falso que sea. Si esas personas valen la pena, seguramente tendrán una perspectiva mayor y querrán escuchar lo que tengas que decir.

3. Desvincularte de la situación

Es muy necesario entender que lo que sucede o que lo que opinan de ti no es un reflejo de tu persona. Es más, seguramente tú eres el blanco de críticas porque no hay otra persona o incluso peor, hoy puedes ser tú y mañana será otrx. Cuando alguien se pasa el día criticando o hablando de otras personas mal es porque, en el fondo, lo que necesitan es proteger la parte más frágil de ellxs mismxs.

4. Piensa la respuesta

Si sabes quién ha iniciado los comentarios de tu persona, aunque sea incómodo o complicado, ve a hablar con esa persona. Si explicas tu punto de vista e incluso tu dolor, tal vez puedas hacer que la situación cambie. Ante la honestidad y la humildad mucha gente se detiene a escuchar y a mostrar empatía. Y aunque esto no sea así, hay algo que está claro: cuando te acercas a resolver la situación estás demostrando la madurez que a todxs les falta.

5. Tiempo al tiempo

Hay algunos conflictos que no se pueden resolver rápido, por eso debes entender que es algo que se resolverá a largo plazo. Querer acabar rápido con algo así no será sencillo y no estará bien. Además el tiempo te ayudará a darte cuenta si vale realmente la pena o no arreglar las cosas con algunas personas que quizás no valgan del todo la pena.