El problema que suelen compartir las personas que disfrutan el ASMR

Acudir al ASMR y disfrutarlo durante horas también puede ser síntoma de problemas psicológicos como la ansiedad

El fenómeno del ASMR, siglas del término inglés autonomous sensory meridian response (respuesta sensorial meridiana autónoma), continúa siendo ciertamente misterioso. Después de todo, los investigadores científicos aún no tienen una teoría inequívoca que explique por qué algunas personas experimentan esta sensación de hormigueo, que recorre toda la espina dorsal, cuando se exponen a ciertos sonidos, mientras la mayoría de la gente no siente absolutamente nada especial. No obstante, y gracias a un estudio publicado en Plos One, tenemos una interesante correlación: esas personas presentan un mayor grado de ansiedad.

Atrae a quien más lo necesita

Aunque en realidad la relación entre la experimentación del ASMR y las condiciones psicológicas es bastante más amplia. Como cuentan desde Gizmodo, medio que se hace eco de la noticia, este nuevo estudio que analiza toda la literatura sobre ASMR "sugiere que las personas que experimentan ASMR también se caracterizan por elevados niveles de neuroticismo". Esto implica una personalidad con mayor tendencia a sufrir episodios de ansiedad, pero también con mayor predisposición a padecer otras emociones negativas como la tristeza, además de más cambios de humor y más pensamientos irracionales.

Este es el perfil principal de las personas aficionadas a los contenidos ASMR. Según este mismo medio, "las personas con elevados niveles de neuroticismo se implican más en el visionado de vídeos ASMR". Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que los creadores de contenido ASMR viven de las reproducciones, los likes y demás interacciones de este grupo de personas. Aunque tiene una contrapartida bastante positiva para estas últimas y es que "sus niveles de ansiedad descienden de forma apreciable tras ver estos vídeos". Unxs meditan. Otrxs salen a hacer running. Y otrxs ven vídeos de crujidos de zanahoria.

Funcionan pero no se sabe por qué

Por eso los autores de la investigación, en un comunicado publicado en EurekAlert!, aseguran que "el ASMR podría ser una manera válida de intervención para las personas ansiosas". Solo habría que encontrar los vídeos adecuados, escucharlos en las dosis adecuadas y disfrutar de los beneficios de la disminución de los síntomas propios de la ansiedad. Probablemente no sea casualidad que los fanes de este tipo de vídeos y audios tengan el perfil psicológico que tienen: son los que han encontrado mayor utilidad y mayor alivio en los mismos, los que extraen mucho más que simple diversión de la experiencia.

Además, y como agregan los propios investigadores, los espectadores no tienen que ser conscientes de la existencia del fenómeno ASMR para beneficiarse de él. "Ver vídeos ASMR reduce la ansiedad en las personas que experimentan el cosquilleo del ASMR incluso aunque no estén familiarizados con él". Simplemente les funciona. Aunque, eso sí, tienes que tener en cuenta que las teorías en torno al ASMR están en pañales y la ciencia tras estos vídeos sigue siendo frágil, por lo que, si padeces mucha ansiedad, algunos te resultarán útiles y otros no. Los que los crean no tienen más idea que los científicos que empiezan a estudiarlo.